CIUDAD › LOS TESTIMONIOS DE EMPLEADOS DE ÑúBEL QUE COMPLICAN A LóPEZ

Una causa que se reactiva

Los empleados de la entidad bajo la gestión de López señalaron el rol que asumía el ex líder de la barrabrava, Pimpi Caminos en la administración del club y precisaron la informalidad de la contaduría rojinegra. López será indagado.

 Por Alejo Diz

La fiscalía a cargo de la causa penal por administración fraudulenta contra la Comisión Directiva que estuvo al frente de Ñúbel hasta diciembre de 2008 reunió entre febrero y abril último testimoniales que esclarecen algunas de las irregularidades denunciadas por el actual gobierno de Guillermo Lorente. Los empleados de la entidad bajo la gestión de Eduardo López identificaron el rol que asumía el ex líder de la barrabrava Roberto "Pimpi" Caminos en la administración del club, precisaron la informalidad de la contaduría rojinegra, reconocieron que "las cosas grandes se hacían en calle San Lorenzo y Entre Ríos", donde López tenía sus oficinas particulares, y denunciaron que uno de los hijos del ex presidente "se llevó el server que contenía toda la información del club y el dinero recaudado por el cobro de cuotas el día de las elecciones". Estos testimonios llevarán a la fiscalía a pedir la indagatoria a López y Cía para "antes de fin de año", según anticipó una fuente con acceso al expediente.

Por disposición de los fiscales Ana Rabin y Carlos Covani, en los últimos tres meses se tomaron testimoniales, a las que tuvo acceso exclusivo Rosario/12, a ocho empleados del club durante el gobierno de López que tenían tareas asignadas en administración de la sede del parque Independencia.

Allí se esclareció que los dirigentes "no pasaban nunca por el club", "la caja chica se manejaba en la administración y la grande en las oficinas de López en calle San Lorenzo". En las declaraciones se precisó cómo se substrajo el servidor que contenía "toda la información contable y administrativa" y los "más de cien mil pesos recaudados el domingo de las elecciones (14 diciembre de 2008) por cobro de cuotas societarias.

Una de la responsables contables en el parque Independencia aseveró que "se le rendía cuentas al gerente David Olivieri" y que la administración "no tenía relación con los bancos, la tesorería funcionaba en calle San Lorenzo (por el bingo de López)". Pero además de la informalidad contable, en los meses previos a las elecciones de 2008 comenzaron a frecuentar caras extrañas: "En los últimos meses entraban personas que no eran empleados y se quedaban fuera de mi horario. Reconozco que uno era (Roberto) Caminos, que era allegado en su momento, el apodado Pimpi, había más personas pero yo no las conocía. Ingresaban y no pedían permiso", precisó la ex encargada administrativa en el parque Independencia cuya identidad se pidió preservar por seguridad.

La Justicia investiga cómo desapareció la computadora que contenía toda la información contable del club el día de los comicios. Ante los fiscales, la ex responsable de la administración confió: "Lo hablé con la telefonista y ella me contó que lo vio substraerlo (por el server) a Sebastián Di María, el hijo adoptivo de López, es decir que López estuvo en pareja con la madre de Di María. Y él no tenía ningún cargo ni función en el club". Además, en la testimonial, la empleada admitió que "los días anteriores a las elecciones habían retirado el dinero de la caja fuerte del club" y subrayó que en aquel tiempo "las decisiones importantes eran consultadas con la presidencia". Para concluir, la empleada afirmó que "el último día Sebastián Di María retiró el dinero por cobro de cuotas".

Los empleados del club precisaron que la computadora que desapareció el día de las elecciones contenía información sobre "legajos, recibos de sueldo, todo lo contable, todo se guardaba en el servidor, era el sistema interno del club, listado de caja, ingresos y egresos". "El día de las elecciones estaban Caminos, los hijos de López, pero las presencia de ellos era habitual por lo que no era sorprendente", confesó otro empleado de Ñuls a la Justicia. "El comentario era que sacaron toda la información contable y legal que tenía el club, supongo que la habrán sacado porque a alguien le podían servir de prueba para algo, para algún juicio", conjeturó otro testigo, quien además amplió su declaración sobre cómo quedó la administración tras conocerse que Lorente se impuso en las urnas: "Faltaba el servidor donde estaba toda la información, varias computadoras y en la caja fuerte no había nada. En la caja fuerte generalmente estaban los libros de actas, los libros de asambleas y todo otro tipo de documentación referente al club. Y que yo recuerde no había custodia policial".

Sobre el server, donde hicieron hincapié los fiscales, la responsable de la oficina relató: "Yo tenía la llave de la oficina y en un momento me la vino a pedir Olivieri. Había dos puertas, una que daba al frente de la gente y otras que daba atrás en el pasillo y abrió la puerta de atrás y entró Sebastián Di María a buscar el server. Después Olivieri me comentó que Sebastián Di María había sacado el server y se lo llevó".

"Nos pagaban el sueldo en varias partes, firmábamos un recibo interno y cobrábamos en efectivo, no estábamos bancarizados. Pero los montos de dinero por ventas de jugadores se manejaba en calle San Lorenzo", acotó otro empleados.

Compartir: 

Twitter
 

"Las cosas grandes se hacían en San Lorenzo y Entre Ríos", donde López tenía sus oficinas.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.