CIUDAD › LOS RECLAMOS POR EL LOTEO DE LA ESTANCIA LA POLOLA EN FUNES

"Una ciudad dentro de otra"

Lo dice un grupo de vecinos que presentó ante las autoridades de Funes sus reparos frente al mayor loteo de la provincia: Casi 400 hectáreas verdes en un lugar clave. Ni las tres mayores urbanizaciones juntas de la zona tienen esa superficie.

 Por Pablo Fornero

Aún no se aprobó y el loteo más grande de la provincia ya generó más de un revuelo en Funes. Un numeroso grupo de vecinos que habita los alrededores de la estancia La Polola, el predio en cuestión, se movilizó para pedir al Ejecutivo y Concejo un estudio y análisis más detallado del impacto ambiental que puede acarrear la urbanización de 382 hectáreas. "Se debe explicar por qué hay tanto interés en un emprendimiento que da miedo, pánico", alertó Ricardo Ravaglia, uno de los referentes del grupo. El Municipio, en tanto, se mantiene firme en su postura de defender el pasaje de zona rural a urbana del campo, ya que se convertirá en "la única posibilidad de acceso a la vivienda" a los jóvenes nacidos en la ciudad. "Hoy en Funes expulsamos a quienes no pueden acceder a un hogar", remarcó el secretario de Gobierno Gonzalo Miranda Aguiar.

Funes es el centro del intenso proceso de urbanización que atraviesa Santa Fe desde hace unos cinco años. Solo en la zona norte de la ciudad se urbanizaron tres grandes campos, hoy incipientes barrios abiertos residenciales. Cerca de Roldán nació Funes Town, un proyecto de 100 hectáreas parceladas en 700 lotes. En el límite con el Aeropuerto Islas Malvinas surgió Funes City, un emprendimiento de mayor envergadura compuesto por 1.810 terrenos en 170 hectáreas. Ambos fueron desarrollados por la inmobiliaria Gilli y superaron un polémico y extenso proceso de aprobación hasta tanto se adecuaran a las normas locales y provinciales. Entre las dos urbanizaciones apareció Funes Norte, un tercer loteo de mil lotes en 94 hectáreas.

Claro que no son los únicos nuevos barrios abiertos de Funes. Solo demuestran el crecimiento vertiginoso que experimenta el Jardín de la Provincia en un sector de la ciudad. Pero entre las tres urbanizaciones no llegan a igualar las casi 400 hectáreas de extensión que tiene La Polola. Es decir, el loteo que tiene chances de ser integrado a la trama urbana de Funes tiene una superficie mayor a la de los tres emprendimientos más reconocidos de la zona norte de la localidad vecina. Ahí radica la preocupación de vecinos que habitan áreas linderas. La histórica estancia funense también se ubica en ese punto cardinal, entre Funes Town y Funes Norte.

Por ese motivo, el grupo liderado por Ravaglia comenzó a movilizarse, quien, en diálogo con Rosario/12, explicó los motivos de su preocupación. "Acá vamos a hacer una ciudad dentro de otra ciudad y todo pasa porque se levantan tres manos. Está faltando gente que esté a la altura de las circunstancias, no hay que hacer una comisión de dos personas. Concejales, alguien del gobierno, gente de la ciudad, fuerzas vivas, policías, cómo van a hacer para cuidar a esa gente, cómo van a dar escuelas para todos esos chicos, gente de la EPE sobre cómo van a dar luz. Hay que formar una comisión, tienen que empezar a jugar otros actores, los vecinos tenemos que empezar a ser parte de las decisiones importantes de la ciudad", apuntó, criticando sin distinciones al Ejecutivo y al Concejo.

El proyecto de urbanización es muy ambicioso. Los desarrolladores de la estancia que actualmente pertenece a la familia Lagos, fundadores del diario La Capital, tendrán que completar una larga serie de obras: un parque público de 5 hectáreas, una escuela primaria y secundaria con capacidad para 500 alumnos, un centro cultural con sala de convenciones para 500 personas, un obrador municipal y un parador ferroviario. Asimismo, el emprendedor destinará 21 hectáreas para la construcción de viviendas, donde el Municipio tiene intención de darle prioridad a quienes tengan "entre 15 y 20 años" de residencia en la ciudad, a fines de que accedan "a un lote de calidad a valores accesibles".

El proyecto completará la trama urbana entre el sector oeste y este de la ciudad y se llevará a cabo en 5 etapas, con un máximo de tres años y mínimo de un año para ejecución de cada una. Para su desarrollo, requerirá a su vez de la aprobación del Concejo y la secretaría de Medio Ambiente de la Provincia. No obstante, no son los únicos pedidos que se le efectuaron al urbanizador. También se le solicitó que pavimente todas las calles del emprendimiento, más otras que se encuentran en las adyacencias. A la vez, tendrá que donar 40 metros a lo largo de las vías del ferrocarril para la apertura y continuidad de una calle, más una franja de 200 metros por toda la extensión del canal Salvat para la construcción de un reservorio, en pos de evitar futuras inundaciones.

Ante las acusaciones de los vecinos, Miranda Aguiar sostuvo el proyecto y recordó de manera enfática que la intendenta Mónica Tomei "siempre defendió cuestiones ambientales, de accesos, prestación de agua, cloacas, espacios verdes, seguridad hasta infraestructura básica". En ese sentido, aseguró que no se va a aprobar una iniciativa "que pierda tranquilidad a la Zona 6 (barrio lindero a La Polola), al tiempo que pidió mirar a la ciudad "de manera integral". Con ese argumento quiso manifestar que también existe un gran número de funenses, no movilizados, que aguarda con expectativa el OK al futuro loteo. "Ayer tuvimos más de 35 llamados consultando si ya había arrancado el registro de inscripción, que va a servir para articular después con Provincia y Nación a través de los programas Mi Tierra, Mi Casa y Procrear", señaló el funcionario funense.

El día miércoles el Concejo sesionó de manera extraordinaria y, a pesar de que la iniciativa fue incluida en el temario por el Ejecutivo, los ediles resolvieron no darle curso. Sin embargos, los vecinos no se confían y denuncian que "no hay firmeza" entre los ediles "ante semejante emprendimiento". "Esto tiene que dar años de discusión, el Concejo debería haberlo tratado por la negativa y que por un año no se trate, daría un año de tranquilidad, ahora a partir de marzo otra vez con el fantasma de que en cada sesión un iluminado lo termine votando...nuestros hijos y nietos van a sufrir las consecuencias de La Polola. Se está jugando el futuro de Funes. Hoy es una cosa, con La Polola va a ser otro", sentenció Ravaglia.

Compartir: 

Twitter
 

La Polola preocupa porque es actualmente un gran pulmón verde que separa a otras urbanizaciones.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.