CIUDAD › BARES CULTURALES PIDEN CAMBIAR ORDENANZA

Sin quórum en el Concejo

La comisión de Gobierno del Concejo no sesionó ayer por falta de quórum, y por eso los representantes de una decena de bares culturales deben esperar hasta el martes próximo para expresar su disenso con la ordenanza vigente sobre la ordenanza que regula la actividad, y en cuyo marco fue clausurado el fin de semana uno de ellos: el Olimpo, de Mendoza y Corrientes.

Los titulares de espacios como Distrito 7, La Muestra, El Espiral, Pichangú, Kika y Olimpo, entre otros fueron hasta la comisión en la que ya se empieza a discutir la reforma y actualización de una ordenanza que muchos consideran superada por nuevas formas de espectáculos y diversión nocturna. Pero sólo los recibió el concejal Jorge Boasso como presidente de esa mesa, al no conseguir quórum para trabajar.

Tomás Monteverde, de Distrito 7, explicó la posición del grupo denominado Espacios Culturales Unidos de Rosario (Ecur) que reclama ser considerado como exponente de una expresión diferente al resto. "Hay un montón de rubros, todos con habilitaciones distintas y ninguna nos representa, a riesgo entonces de quedar pasibles de sanciones por salir de una norma caduca", expuso.

"Nosotros, Distrito 7, estamos habilitados como sala cultural con servicio de bar, y entre otras cosas tenemos talleres, en alguno se baila. Entonces ahí quedamos pasibles de clausura? La ordenanza ya no resiste la realidad, y las habilitaciones terminan siendo un engendro", cuestionó Monteverde. Por lo tanto, desde el Ecur quieren que el debate en ciernes contemple la creación de una nueva categoría, la del club social y cultural. "Que sea una nueva figura o que merezca una ordenanza aparte, eso lo definirán los concejales, pero es necesario que quede expresado que en los lugares que representamos hay producción cultural, que no prima el negocio, que no abrimos sólo los viernes y sábados a la noche, y por lo tanto la discusión central de si se baila o no se baila, tal como le preocupa a los inspectores municipales, erra en nuestro caso", dijo.

El planteo incluye considerar algunos parámetros que sirvan para distinguir estos "clubes sociales y culturales" de otros emprendimientos comerciales estándar.

En tanto, el subsecretario de Control y Convivencia municipal, Fernando Leva, justificó la actitud fiscalizadora: "Todo lo que hace a la convivencia y al esparcimiento cultural lo compartimos y es bienvenido. Pero mientras la ordenanza vigente no sea modificada, nuestra función es controlar y hacer cumplir la misma para una mejor y mayor conviviencia", argumentó.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.