CIUDAD › CASOS VINCULADOS A VIOLENCIA INSTITUCIONAL, GATILLO FáCIL Y ENFRENTAMIENTOS POLICIALES

"Hay hechos que son ejecuciones"

Se lo dijo a Rosario/12 el Defensor General de la provincia, Gabriel Ganón que desde su área relevó al menos once casos durante el 2014 en la zona del departamento Rosario. "Hay muertes muy dudosas que fueron presentadas como ejercicio legítimo de la fuerza".

 Por José Maggi

El defensor general Gabriel Ganón relevó "once casos ocurridos durante el años 2014 de víctimas de balas policiales en hechos enmascarados como en ejercicio legítimo de la fuerza, pero que son verdaderas ejecuciones sumarias". "La Policía de Santa Fe está involucrada en la comisión de delitos, en la tortura y en las ejecuciones sumarias".

"Decidimos efectuar un relevamiento sobre la información que llega a los medios de comunicación gráficos de Rosario sobre episodios que participan las fuerzas de seguridad en los que termina muerta una persona, y que se presentan periodísticamente o bien por la propia información de la fuerza, como un episodio de ejercicio legítimo de la fuerza. De todas maneras las características de los hechos los hace bastante sospechosos e incluso se encuentran testimonios de los propios familiares que alegan una ejecución sumaria, tal como el hecho denunciado hace tres días atrás en Ludueña o el caso de Emanuel Cichero".

Para Ganón "se puede ver claramente en el informe que hay una característica que ya ha sido denunciada en la ciudad de La Plata por el entonces Defensor juvenil Julián Axat que reveló una modalidad usada por la Policía de Buenos Aires que aparentemente habría sido copiada por la Policía de Santa Fe. Se trata de efectivos fuera de servicio que simulan el intento de robo de su ciclomotor, durante el cual ejecutan a una persona que tenía algunos antecedentes penales. En el caso de Santa Fe hay cuatro casos que reunen las mismas características de la denuncia de Axat".

-- ¿Que objetivo tenía la metodología denunciada por Axat?

-- En la investigación de Axat se pudo comprobar que existía alguna relación oscura entre el personal policial y el joven asesinado, lo que llevo a concluir que fue una muerte deliberada, una nueva forma de "limpieza social". Esto hechos son graves y hay que poner la vista sobre los mismos, aún más después de lo ocurrido con Franco Casco, y de las declaraciones del ex gendarme Gerardo Chaumont, que hace solo unos días dijo que la de Santa Fe es una policía respetuosa de los derechos humanos, en un contexto donde todo patentiza que la policía santafesina es como decía Rodolfo Walsh en los setenta, "la policía del gatillo alegre y la mano en la lata". Esto tiene que ver con las relaciones oscuras con grupos dedicados al delito, a la desconfianza que tiene la sociedad sobre la fuerza, y la política que se da sobre los grupos vulnerables, y que además está involucrada en la comisión de delitos.

Caso Mario García: El 1 de enero en Costa Alta un grupo de amigos es sorprendido por dos personas. Ante la resistencia al robo de la moto a uno de ellos abren fuego contra Martín Quiroga, policía del Cuerpo Guardia de Infantería, hiriéndolo de gravedad, a pesar de lo cual el efectivo le dispara a uno de ellos, quien fallece un día después en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria.

Michel Ramón Cantero: Según la versión oficial del hecho, Cantero había robado la moto a un policía de servicio en Granadero Baigorria. Luego de ello se inicia una persecución e intercambio de disparos entre los ladrones y el Comando Radioeléctrico. La persecución finaliza cuando el conductor del rodado, herido con dos balas en el cuerpo, choca contra un colectivo en Eva Perón y Callao, y muere.

Abel Rodríguez: Un oficial de la División Personal de la Unidad Regional II tomaba una cerveza con un amigo, en Barrio Rucci cuando se acercaron dos personas que con una pistola calibre 11.25 intentan sustraerle su moto Honda CBX. El agente se identifica, saca su arma y se inicia un tiroteo. Según vecinos, se escucharon cerca de doce disparos. La víctima, acabó con tres tiros, uno en el abdomen, otro en el glúteo y el restante en la pierna.

Gabriel Riquelme: Policías de civil persiguieron a un auto con cinco ocupantes, tras haber observado que uno de ellos esgrimía una pistola calibre 9 milímetros cromada. Al disparar contra el auto, muere Riquelme. El Fiscal interviniente, aseguró que los efectivos policiales efectuaron en total alrededor de doce disparos.

Carlos Miño: En Granadero Baigorria dos jóvenes en moto asaltan a un oficial de la policía. Logran escapar arriba del rodado, pero a unos 70 metros de distancia, Miño recibe un disparo en el cráneo que ingresó por la parte posterior y salió por la frente, tras lo cual cayó al pavimento. Su compañero también recibió un tiro en el omóplato.

Matías Waldemar Floreani: Un joven intentó robar en un minimarket de 9 de Julio y Sarmiento, cuando aparece un oficial de la Policía Federal vestido de civil, quien le dio todas sus pertenencias. Pero en el momento en que Floreani intentaba huir, el agente disparó e impactó sobre la ingle del ladrón, quien herido, abordó una camioneta Kangoo color roja, y se dio a la fuga. Metros después, fue encontrado el vehículo con el ocupante fallecido.

Mariano Ramírez: En una heladería de San Martín al 3300, dos jóvenes ingresaron a asaltar el comercio, uno de los cuales encañona con su arma al bebé del dueño. Tras un forcejeo, uno de los ladrones cae muerto de un disparo accidental en el pecho. Lo curioso, es que uno de los clientes que estaba tomando un helado, era un gendarme que estaba vestido de civil quien redujo al restante, ayudado por un colega que pasaba por el local junto con su familia.

Jonatan Gabriel Flores: Muerto debajo del Puente Rosario-Victoria, al intentar asaltar a un oficial de Prefectura Naval que se encontraba junto a su novia en un auto. Luego de un forcejeo, el agente logra sacar su arma reglamentaria disparándole en el tórax a Jonatan, en un "acto defensivo", según fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación, debido a que este último sostenía un arma apuntándole al oficial.

Iván Peralta: El ocupante de una camioneta Toyota Hilux roba a un motociclista, en avenida Presidente Perón y Felipe Moré, y es perseguido

por el Comando Radioeléctrico, en medio de intercambio de disparos. La Hilux vuelca en Barrio Larrea, y dos jóvenes heridos logran fugarse. Peralta, es hallado muerto dentro del vehículo, con un disparo en el pecho y otro en la cabeza. Sus familiares dijeron que lo asesinaron los policías, cuando estaba indefenso dentro de la camioneta. Y que escaparon porque manejaba un menor de edad.

Hugo Ramírez: Conducía una moto que tras robarle a un remís, fue perseguida por el Comando. En Garay y Pasaje 113, zona Sudoeste, terminó chocando contra una columna.

Walter Asencio: Estaba sospechado de ser el autor del homicidio de Walter Perrone, en una "entradera" en Riobamba al 4300. El Comando Radioeléctrico intentó identificar a los ocupantes de una moto Yamaha YBR, a pocas cuadras del escenario del hecho inicial. Los persiguieron tiroteo mediante, hasta el barrio Cabín 9, Pérez. Asencio recibió un disparo en el abdomen. Su familia asegura que la policía lo remató en el fondo de la casa.

Leonel Iván Mafud: De acuerdo al parte policial, Mafud intentó eludir un control en Lagos y Circunvalación, tomando la A0 12. La persecución se extendió, con disparos de ambos lados, hasta Roldán, cuando el conductor terminó en un zanjón. Dos de los ocupantes, huyeron. La víctima quedó sentada inmóvil en el asiento del conductor.

Compartir: 

Twitter
 

Para Ganón la policía de Santa Fe está involucrada "en numerosos delitos y también en hechos que son ejecuciones sumarias"
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.