CIUDAD › EL JUEZ PRUNOTTO LABORDE AMENAZó CON QUERELLAR A ALBERTO PERASSI

Quiere callar a las víctimas

El padre de la mujer de San Lorenzo, desaparecida en septiembre de 2011, fue advertido por el magistrado para que se retracte de sus dichos del miércoles pasado, cuando quedaron en libertad los ocho imputados en la causa de Paula.

 Por Lorena Panzerini

A menos de una semana de haber dejado en libertad a los ocho acusados por la desaparición de Paula Perassi, el juez Adolfo Prunotto pidió que Alberto Perassi se retracte públicamente sobre sus dichos a la salida de la lectura del fallo. "Aparecieron el teléfono político y la billetera con dólares", sostuvo el padre de Paula, el miércoles pasado, cuando acababa de escuchar que todos los acusados quedarían libres al pagar las fianzas impuestas. Al parecer, eso molestó al magistrado, quien habló de una eventual querella, si el hombre no se desdice en público. El diputado que preside la Comisión de Derechos y Garantías de la cámara baja, Eduardo Toniolli, leyó la situación como "un apriete". Según pudo saber este diario, Alberto había sido citado por el juez de la Alzada, y ayer, mientras esperaba que lo atendiera con uno de sus abogados, Prunotto le transmitió el mensaje al letrado que representa a los Perassi.

Cuando todavía Alberto y Alicia, los padres de Paula, no encuentran consuelo por la decisión que tomó el juez días atrás, ayer se desayunaron con el sorpresivo mensaje. "Llegamos a Tribunales a las 9.30, con el doctor Rodrigo Mazzuchini. Esperamos al juez Prunotto en la sala 4 de la Cámara. Al ratito salió y el abogado le preguntó en qué momento nos podía atender; pero él pasó por donde yo estaba parado sin saludar, hizo unos pasos hacia adelante y le dijo bien claro a Rodrigo: `Dígale a Perassi que se retracte por lo del teléfono político y la billetera con dólares o le encajo una querella'", relató Perassi, en LT8.

Para Toniolli, tal actitud es "impresentable" y consideró que se trató de "un apriete". El legislador adelantó que mañana se le entregará un reconocimiento a Alberto Perassi y su esposa Alicia, por estos cuatro años de lucha en el reclamo de justicia por su hija, y dijo que se referirá a la actitud del magistrado, en el acto. "Cuando Alberto dijo esa frase, ni siquiera planteó que el juez haya recibido dinero", dijo Toniolli. Al mismo tiempo, apuntó a la posibilidad de insistir con que la causa pase al fuero federal y se investigue como una desaparición forzada de persona.

Hace seis días, Prunotto dejó en libertad a los ocho acusados por el delito de "aborto sin consentimiento seguido de muerte" y "encubrimiento agravado" de los cinco policías sindicados. El fallo refirió a dichos de la defensa de los imputados, que el camarista tomó para revocar las prisiones preventivas ordenadas por el juez de San Lorenzo, Juan José Tutau, en mayo pasado, cuando los mandó detener. Los beneficiados fueron Gabriel Strumia ﷓﷓amante de Paula﷓﷓ y su esposa Roxana Michl; la sindicada por hacer el aborto Mirtha Rusñisky; el ex jefe de la Agrupación Cuerpos de San Lorenzo, Adolfo Puyol; y los policías Jorge Kretz, Héctor Godoy, María José Galtelli y Aldo Gómez.

El enojo y la bronca de los padres y allegados a Paula se hizo sentir a la salida de la sala de audiencia donde se dio a conocer el fallo y Alberto fue el primero en explotar: "Estaban todos muy sueltos de cuerpo. Esto ya se sabía. Es un poco más de impunidad. Yo tenía miedo de que sonara el teléfono político y funcionara la billetera con dólares que denuncié siempre", dijo desde el dolor que carga hace casi cuatro años. A las audiencias concurrió con chaleco antibalas y custodia, por las amenazas que recibió en el último tiempo.

Paula Perassi fue vista por última vez el 18 de septiembre de 2011 cuando salió de su casa de San Lorenzo. Tenía 34 años, dos hijos pequeños y un embarazo de seis semanas, que para la Fiscalía y la querella fue el móvil del crimen, cuando se le realizó un aborto sin consentimiento. Strumia, su amante, fue el primer sospechoso, junto a su esposa y una mujer acusada de haber realizado la práctica en Timbúes. En tanto, dos jefes policiales y otros tres agentes fueron acusados por el delito de encubrimiento. Desde el miércoles pasado, ninguno está preso.

En tanto, los padres de la mujer reclaman "que aparezcan sus huesos", mientras el Equipo Argentino de Antropología Forense realiza la búsqueda en una cava de la localidad de Timbúes.

Compartir: 

Twitter
 

Perassi salió consternado de la audiencia en la que se dictó la libertad a los imputados.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.