CIUDAD › IMPUTAN AL DUEñO DEL CAFé DE LA FLOR POR LA MUERTE DEL BAJISTA

Homicidio culposo en el bar

La fiscal Valeria Piazza imputó a Ariel Scharf, que se abstuvo de declarar y quedó en libertad. Fue acusado de "actitud negligente". En tanto, la familia del músico Adrián Rodríguez busca participar en el proceso como querellante.

 Por Lorena Panzerini

Mientras la familia del músico Adrián Rodríguez, electrocutado en el Café de la Flor, busca constituirse como querellante en la causa que investiga su muerte, ayer la fiscal Valeria Piazza imputó al dueño del local por "homicidio culposo". Ariel Scharf se abstuvo de declarar y seguirá en libertad. Según pudo saber este diario, fue acusado de tener una "actitud negligente" e "inobservancia" de sus obligaciones como propietario del bar de Mendoza al 800, lo que provocó la muerte por electrocución del bajista de la banda Raras Bestias, la madrugada del 12 de octubre pasado, mientras brindaban un show en vivo. La comprobación de que el disyuntor había sido desconectado del tablero eléctrico fue determinante para la Justicia. El 11 de noviembre se inicia la pericia técnica.

La fiscal Piazza acusó a Scharf, de 43 años, por "violación de deber de cuidado que se le exige a un comerciante que brinda un servicio de espactáculos en vivo para cientos de personas y recibe a grupos musicales que se ven expuestos a los peligros que depara la electricidad por la intalación de equipos de audio e instrumentos". Y en la imputación remarcó que el acusado "creó un riesgo desaprobado en razón de no haber tenido en condiciones adecuadas el sistema eléctrico del comercio que explota económicamente como dueño".

El propietario fue citado ayer, a las 9, al Ministerio Público de la Acusación, según indicó la fiscal Piazza, donde le imputó homicidio culposo, que contempla una pena de ejecución condicional, por lo que sigue en libertad.

Por su parte, la Asamblea de Músicos Autoconvocados se reunía anoche, pero ya hacía ruido la imputación del hecho como "culposo"; es decir, sin intención del provocar la muerte.

En tanto, el abogado Marcelo Cozodoy, en representación de la familia del músico, fue cauteloso y prefirió no adelantar opinión sobre la imputación "hasta que siga avanzando la causa para saber quién o quiénes son los responsables".

La fiscal Piazza adelantó, además, el 11 de noviembre se constituirá en el Café de la Flor con los tres peritos de la Universidad Nacional de Rosario para iniciar la pericia técnica en higiene y seguridad, electrónica y electricidad. Para ello, se trasladarán los equipos de audio a un laboratorio para someterlos a análisis y también se trabajará en el bar. "De ahí sacaremos las conclusiones al respecto", dijo Piazza, quien no descartó más imputaciones.

El fatal siniestro en el Café de la Flor ocurrió el lunes 12 de octubre pasado, en medio del recital de la banda Raras Bestias. Según recontruyó la Fiscalía, el guitarrista de la banda tomó el micrófono y "comenzó a contorsionarse", por lo que Adrián Rodríguez, que estaba detrás de éste con el bajo, lo intentó socorrer y al tocarlo recibió la mayor descarga eléctrica, por lo que falleció casi instantáneamente. Al advertir eso, el baterista, que estaba un poco más atrás, empujó al guitarrista del escenario, pero salvó su vida por no tocarle la piel.

Durante las últimas dos semanas, la fiscal Piazza tomó declaraciones a músicos de media docena de bandas que tocaron en el Café de la Flor las noches previas al suceso que terminó con la vida de Rodríguez, y todas coincidieron en "cortes recurrentes" del sonido, por problemas eléctricos, lo que -se estima- habría sido el detonante para la desconexión del disyuntor, la noche del domingo.

Ese dato fue comprobado días después, cuando la Municipalidad de Rosario entregó a la fiscal el informe de la inspección realizada minutos después del siniestro. Consultada sobre la responsabilidad que le podría caber a la Municipalidad, la fiscal indicó que ésta tiene obligación de hacer inspecciones diurnas cada seis meses, y que el último control se había realizado hacía cinco meses; por lo que estaba "dentro de los parámetros legales".

Scharf es dueño del local nocturno de Mendoza al 800 desde el 31 de julio pasado, cuando realizó la transacción de compra-venta con el empresario Pablo Galetti. En tanto, desde la fiscalía indicaron que transitará el proceso judicial en libertad porque no tiene antecentes penales, ni se encontró peligro de fuga.

Compartir: 

Twitter
 

Otros músicos que tocaron en el Café de la Flor hablaron de cortes de energía recurrentes.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.