CIUDAD › VAN A JUICIO DOS ACUSADOS POR HOMICIDIO CULPOSO EN CAFé DE LA FLOR

La negligencia que fue fatal

La fiscal Valeria Piazza Iglesias pidió 4 años de prisión efectiva para el dueño del local y cinco para el electricista que trabajó en las instalaciones donde el 11 de octubre pasado murió el bajista Adrián Rodríguez por una descarga.

 Por Lorena Panzerini

La Fiscalía Regional envió a juicio a dos implicados en la muerte del bajista Adrián Rodríguez, el 12 de octubre de 2015, en el Café de la Flor. En ese sentido, la fiscal Valeria Piazza Iglesias pidió 4 años de prisión efectiva y 10 años de inhabilitación para ejercer actividades comerciales, para Ariel Scharf, dueño del local. En tanto, para Fernando Campodónico, electricista que trabajó en la instalación eléctrica del lugar, solicitó la pena de 5 años de prisión de ejecución efectiva y 10 años de inhabilitación para ejercer como electricista o cualquier otro tipo de actividad relacionada. Los dos implicados están acusados como autores penalmente responsables del delito de "homicidio culposo".

La causa implica a una tercera persona: el inspector municipal, imputado por incumplimiento de deberes de funcionario público, cuya acusación formal será presentada la semana próxima. La separación de las presentaciones tiene que ver con que en este caso, el inspector deberá enfrentar cargos por otro delito, y la causa irá por juicios separados.

Scharf fue acusado desde el primer momento del hecho, por tener una "actitud negligente" e "inobservancia" de sus obligaciones como propietario del bar de Mendoza al 800, lo que provocó la muerte por electrocución del bajista de la banda Raras Bestias, la madrugada del 12 de octubre pasado, mientras brindaban un show en vivo.

La comprobación de que el disyuntor del local había sido desconectado del tablero eléctrico fue determinante para la Justicia. Por ello, la causa también tiene como imputado al electricista que hizo la desconexión.

La fiscal Piazza acusó a Scharf, de 43 años, por "violación de deber de cuidado que se le exige a un comerciante que brinda un servicio de espectáculos en vivo para cientos de personas y recibe a grupos musicales que se ven expuestos a los peligros que depara la electricidad por la instalación de equipos de audio e instrumentos". Y en la imputación remarcó que el acusado "creó un riesgo desaprobado en razón de no haber tenido en condiciones adecuadas el sistema eléctrico del comercio que explota económicamente como dueño".

La muerte del bajista se produjo cuando su compañero guitarrista tomó el micrófono y "comenzó a contorsionarse", por lo que Rodríguez, que estaba detrás de éste, lo intentó socorrer y al tocarlo recibió la mayor descarga eléctrica.

En tanto, por otra vía irá la acusación contra el inspector municipal Pablo A., imputado por "incumplimiento de deberes de funcionario público", ya que fue el último en controlar la instalación eléctrica del local.

Compartir: 

Twitter
 

El Café de la Flor estaba abierto pese a la falta de un sistema de protección adecuado.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.