SANTA FE › LA CAMPAÑA ELECTORAL SOBREVOLO RUFINO

Carpa gigante (y peronista)

 Por C.S.

Tratando de disimular, pero lográndolo en cuentagotas, el Partido Justicialista montó ayer en Rufino un verdadero acto proselitista. Más allá de las consideraciones de Néstor Kirchner, la cantidad de figuras que desfilaron por la carpa gigante, le otorgaron a la localidad santafesina un lugar de preferencia en el camino de la campaña. Mientras el interés local -apoyado en una infinita cantidad de carteles colocados estratégicamente en las avenidas principales- quedó supeditado al urgente pedido de la Autovía Rufino-Rosario, las principales espadas del partido oficialista aprovecharon la oportunidad para posicionar a sus candidatos de cara a las próximas elecciones provinciales y nacionales.

Desde muy temprano, y a pesar del frío, los habitantes de Rufino observaban con estupor el gran despliegue montado en su plaza principal para recibir por segunda vez al presidente Kirchner. La carpa, con capacidad para albergar a 4 mil personas, ocupaba todo el largo de la calle Italia y estaba cercada por vallados para que las autoridades pudieran saludar a la gente.

A medida que los militantes, se iban instalando dentro de la carpa con sus pancartas, los organizadores del acto por la reinaguración de la Ruta 7, aprestaban todos los detalles aguardando por las combis que trasladaban a la comitiva presidencial. Y si bien el acto estaba programado para las 10.30, el interés de Kirchner por sobrevolar las obras de la laguna La Picasa, y su posterior visita al domicilio del intendente de Rufino, Héctor Salvo, que está licenciado por una grave enfermedad, presagiaban una importante demora.

Con helicópteros sobrevolando la zona, los presentes hacían un descanso en sus conversaciones para observar el lugar por donde llegarían las autoridades. Y el primer gran revuelo lo tuvo como protagonista al senador nacional Carlos Reutemann. Apenas visualizado por la cantidad de periodistas que intentaron sacarle alguna declaración, el Lole sorteó los vallados y pudo llegar hasta la carpa.

Unos minutos más tarde, el público comenzó a flamear las banderas argentinas y santafesinas que la gente de protocolo había repartido, para saludar la llegada del Presidente. La combi paró frente a la carpa, y las figuras del justicialismo comenzaron a bajar. "Borom Bom Bóm, Rafael Bielsa, gobernador", cantaban los militantes, mientras Kirchner cumplía con el ritual de saludar. Lo mismo hacía su esposa, Cristina, que cada tanto preguntaba "¿dónde está el Presidente?", Obeid, Solá y De la Sota, disfrutaban a pura sonrisa de semejante demostración de fuerza. Adentro, la carpa no lograba llenarse por completo, y los empujones y codazos para conseguir un lugar en el palco dominaron la escena. Después, llegó el tiempo de los discursos y las promesas.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.