soy

Viernes, 29 de enero de 2010

Decir es hacer

“Tiene que estar dicho y declarado que no debe haber esa discriminación.”

 Por Mariela Castro

Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro y directora del Cenesex (Centro Nacional de Educación Sexual), ha reconocido la existencia de discriminación hacia las personas homosexuales por parte del Partido Comunista de Cuba (PCC) y ha pedido a éste que rechace explícitamente la homofobia. El Partido, que se niega a reconocer en sus filas a personas homosexuales, tendría que decir y dejar asentado que discriminar no es de buen cubano. A veces, Mariela Castro –quien se ha pronunciado avalando una ley de matrimonio civil que incluya a las parejas homosexuales, y que hace pocos meses ha puesto en marcha en hospitales públicos y para trans residentes en la isla el servicio de cirugías de reasignación de sexo– parece viajar muy sola en la barca de la libertad.

Mientras ella se preocupa por demostrar al mundo la intención de su país de revertir una historia de persecución y masacre hacia la población homosexual, crecen las denuncias de activistas Glttbi dando cuenta de detenciones y arrestos de personas, especialmente en lugares de encuentro (playas, parques o cines, por ejemplo). “Decirlo es hacer, o al menos es empezar a hacer”, piensa Mariela castro: según ella misma, en 1991, el PCC declaró expresamente que podría admitir creyentes en sus filas, y un año después una reforma constitucional reconoció la libertad de creencia religiosa y prohibió la discriminación por motivos de fe. Habrá que creer entonces.

Detuvieron a un travesti que ofrecía sexo con HIV. También 16 mujeres fueron detenidas por ofrecer sexo pago en la vía pública en la “Zona Roja” de San Pedro.

En medio de un amplio procedimiento, la policía detuvo a 17 mujeres y a un “travesti”, portador del virus HIV, quienes ofrecían “sexo pago” en la denominada “Zona Roja”, en pleno centro de la ciudad de San Pedro.

Cabe señalar la peligrosidad e inconciencia del travesti detenido, quien a sabiendas de su grave enfermedad ofrecía sexo en la calle, poniendo en riesgo la salud de los potenciales clientes, sin mencionar a quienes desgraciadamente y con anterioridad accedieron a su “servicio”.

El Tribuno de Jujuy

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.