soy

Viernes, 29 de enero de 2010

CINE

La venganza es un plato camp

En una extraña cruza entre Priscilla, la reina del desierto y Martes 13, Trans furiosas con cuchillos es una venganza cinematográfica de crímenes reales y recientes. El resultado es cruel, pero así es también la revancha.

 Por Diego Trerotola

Antes de comandar a los mutantes de X-Men, y en medio de su mandato eterno como el Capitán Picard de la saga Star Trek, el pelado Sir Patrick Stewart aceptó actuar de gay en la película Jeffrey (1995), una comedia romántica sobre el sida. Su personaje de loca mala se llamaba Sterling, era decorador y estaba en pareja con un bailarín del musical Cats de Broadway, lo que se dice toda una eminencia marica neoyorquina. La cuestión es que en una de las mejores escenas de la película, filmada en la mismísima puerta del mítico bar Stonewall, vestidos impecablemente de remeras y boinas rosas, el personaje de Stewart y su pareja creaban a las Panteras Rosas, una célula de patrullaje para prevenir los “Glttbi Bashing”, o sea, los ataques violentos a la comunidad Glttbi. La escena era una suerte de homenaje-parodia tanto a las Panteras Negras, el grupo revolucionario afroamericano para contrarrestar la violencia policial, como a la resistencia de la comunidad gay que se atrincheró en ese mismo lugar para enfrentar a las razzias a fines de los ‘60, fundando el movimiento Glttbi. Filmada a dos años de la muerte en un bashing transfóbico de Brandon Teena, hecho que fue la base de la película Los muchachos no lloran (1999), la secuencia de la película Jeffrey tenía gusto a venganza, a plan de alerta, pero sobre todo a risotada en la cara de la homo-les-transfobia: el camp extremo como forma política de resistencia.

Ahora, la cosa no está mejor con el ba-shing en Estados Unidos, pero alguien duplicó la apuesta. O, mejor dicho, la quintuplicó. Porque el director texano Israel Luna hizo una película con un escuadrón de cinco mujeres trans que se toman revancha contra la violencia transfóbica. Bajo el título Trans furiosas con cuchillo (Ticked-off Trannies with Knives), esta nueva comedia tendrá su première el próximo 3 de febrero, pero el trailer ya es bastante elocuente. En plan de cine de acción clase B, nada de retratar a las trans en el rol de víctima: Luna se vuelve camp a fuerza de patadas voladoras con taco alto. Tras invocar dos casos reales de crímenes de odio contra trans (el de Angie Zapata en Denver, Colorado, en julio de 2008; y el de Jorge Mercado en Caguas, Puerto Rico, en noviembre de 2009), las imágenes del trailer prometen una venganza y cumplen: las cinco guerreras trans montadas con alto perfil glam, posibles herederas de Los ángeles de Charlie (especialmente de ese charme a lo Farrah Fawcett), se lanzan al ataque contra los hombres abusadores. ¿Una remake queer de Kill Bill? Sí, podría ser. Aunque también parece una extraña cruza de Priscilla, la reina del desierto con Martes 13. Es que Luna es fanático del cine de terror, escribió y dirigió varias películas de ese género, y trató de enfrentar a los que cometen crímenes homofóbicos con una carga de truculencia cercana al gore y su catarsis sangrienta. El lápiz labial de las trans de su película ahora se confunde peligrosamente con la sangre de la venganza. Todo, claro, con la mejor sonrisa camp. Qué loca mala.

Para ver el trailer y más información: www.lalunaentertainment.com

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.