soy

Viernes, 29 de enero de 2010

Defensa del consumidor

Cuántas comillas necesitó El Tribuno de Jujuy para dar esta noticia que ocurrió en San Pedro, Salta. Parece que al hablar de prostitución, travestis, HIV, no hay palabra correcta que alcance y hay que andar sin prejuicios, tergiversando los sentidos, diciendo una cosa por otra. Tampoco vale la corrección semántica. Según el titular, debemos entender que “el travesti” ofrecía como “mercancía” sexo con HIV. Salta a la vista la imagen de una travesti parada en una esquina anunciando, como en las viejas ferias, la venta exclusiva de sexo con HIV a los pobres clientes que, como no existe una campaña de educación sexual, ni para grandes, ni para chicos, no saben bien qué es y entonces se disponen incautos a pagar gato por liebre... Poco y nada saben los clientes ni los cronistas lo efectivo que es el uso del preservativo a la hora de tener sexo con alguien que tiene o que no tiene HIV. Pero parece que el cliente siempre tiene la razón y “el travesti” siempre tiene la culpa. La nota continúa develando que “lo hizo a sabiendas”. Qué lástima que a sabiendas de la corta expectativa de vida que tienen las travestis de nuestro país, muchas veces a causa de las enfermedades de transmisión sexual y de la violencia de los consumidores, no se haga otra cosa que “señalar la peligrosidad e inconciencia travesti”. Sería interesante y urgente saber si se ha atendido médicamente a este travesti, cómo lo han tratado cuando estuvo detenido y cómo han tratado a las 16 mujeres que figuran como telón de fondo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.