soy

Viernes, 10 de abril de 2009

PRIMER AMOR

La última es la primera

 Por Susana Tonelli

Tanta timidez era una provocación a mi ruidosa manera de ser. Pero yo también sé estar en silencio, y allí nos encontramos. Ruidosa pero jamás me le había tirado a una chica... Un coraje, que creemos masculino, afloró de repente: era tanto el deseo que no me importó nada. Cuando uno sabe adonde va, se pone creativo. Le hablé, le dije que me pasaban cosas con ella y me dijo: “Sí, es cierto, hay onda”. Y enseguida me retrucó: “¿Me vas a dejar acá o me vas a invitar a subir?”. Reaccioné, aún perpleja, y subimos hasta el piso doce.

La cabeza me daba vueltas, pero había algo de lo que estaba segura: por primera vez en mi vida había dado el primer paso, había avanzado yo y me había salido bien. Entonces se sentó en un banquito de la cocina mientras le preparaba algo para tomar. No me aguanté, giré hacia ella, me senté sobre sus rodillas y comencé a besarle el cuello. Esa piel suave, ese perfume, esa timidez hecha escalofrío aún me pueden y es el lugar al que siempre quiero volver.

Conmigo perdió bastante la timidez y yo me hice más fuerte a mis infinitas vulnerabilidades. Somos un equipo infalible, trabajamos juntas, vivimos juntas, dormimos juntas y cuando cualquiera de las dos está ausente, es increíble, pero nos extrañamos desmedidamente. No me puedo pensar sin ella.

No puedo pensar la casa sin ella, mis vacaciones sin ella, las sábanas sin ella.

Necesito que siga siendo testigo directo de mi pasar por esta Tierra y necesito ser la dama de llaves de su corazón.

Sé que conmigo aprendió a llorar y a atemperar su encendido escorpión. Ella me ayudo a enfrentar mis perdurables fantasmas infantiles y me enseñó a amar de otra manera, de otra lésbica forma nueva, con la que logré sentirme “like a virgin”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.