soy

Viernes, 23 de marzo de 2012

Poner el cuerpo

 Por María Rachid *

Claudia Pía era una amiga, una compañera, un ejemplo de fortaleza y convicción. Era capaz de muchas cosas para lograr lo que consideraba justo. Y aunque a veces parecía impulsiva, todo lo hacía por alguna razón. Una vez, en una discusión en la organización de las marchas del orgullo se levantó la remera y dijo “esto es lo que nos pasa a las trans por ser quienes somos” (tenía en el pecho una importante cicatriz de un lado al otro de su cuerpo, que podía impresionar hasta al más insensible). Después se me acercó y me dijo entre risas: “¿Viste el drama que armé? Hay gente que lo que no ve, no lo entiende”. Usó su propio cuerpo como argumento y logró lo que queríamos. El principal lema de la Marcha del Orgullo sería la Ley de Identidad de Género.

Durante el debate de la ley en comisiones de Diputados, me preguntó: “¿Qué decís? ¿Me levanto la remera?”. “No hace falta, Pía, van a votar a favor”, nos reímos. “Bueno, entonces voy a hablar del nombre en mi lecho de muerte, algo fuerte hay que decir para que se entienda, si no tenemos para dos años más...” Pía hablaba de entender no sólo la necesidad sino también la urgencia de la Ley de Identidad de Género. A Claudia Pía la mató la discriminación y la violencia histórica y sistemática sobre un cuerpo que se desgastaba en resistirse al sometimiento a la dicotómica “normalidad” que pretende imponerse en nuestra cultura. En mis agnósticas fantasías me la imagino a Pía ahora, con su mirada de picardía y complicidad, diciéndonos: “¿Viste el drama que armé ahora? Si no entienden con esto...”.

Si pudiera ser fantasma, ya estaría en el Senado de la Nación, usando su muerte como argumento para lograr la otra media sanción necesaria para el reconocimiento del derecho a la identidad en Argentina. Esa era Pía.

* Legisladora por el FpV en la Legislatura porteña.

Compartir: 

Twitter

SUBNOTAS
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.