01:21 › UNA PLAZA DE MAYO DISTINTA

Cacerolazos y movilización contra el discurso de Cristina

El discurso de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, provocó un rechazo generalizado de las organizaciones del agro y del arco político opositor, y una manifestación espontánea en distintas ciudades del interior, que en Buenos Aires se transformó en las últimas horas de la noche en una concentración en Plaza de Mayo.

En cuanto terminó el discurso -que los productores siguieron con atención congregados en las rutas- estallaron los cacerolazos, bocinazos y tractorazos en distintos puntos del país, en repudio a las manifestaciones efectuadas por la Presidenta.

En Capital, el primero en reaccionar fue el barrio de Recoleta; no bien terminado el discurso, los vecinos tomaron cacerolas y bombos y los hicieron sonar. Todavía ahora se sienten los golpeteos provenientes de los balcones de uno de los barrios más paquetes de Buenos Aires. En el lugar, los ocasionales automovilistas se solidarizaban con bocinazos.

La primera oportunidad que en la Capital se repudió espontáneamente golpeando cacerolas contra un discurso presidencial fue el 19 de diciembre de 2001, con el entonces presidente Fernando De la Rúa.

El repudio también se extendió en el interior del país. Minutos después de que Cristina terminara de hablar, en el centro de Suipacha la marcha de tractores llegó frente a la Municipalidad; allí estallaron los cacerolazos de la gente que se acercaba a solidarizarse con el sector.

"Todos vivimos del campo y no pueden robarles más", disparaba un vecino del lugar frente a las cámaras de TV. "Voy a defender al campo porque trabajo de ellos, vivo de ellos", se sumaba a viva voz un lugareño dedicado a la industria metalúrgica.

Por otra parte, una productora apostada en uno de los piquetes de Rosario, también estallaba: "Malo, malísimo el discurso. Soy productora del interior y esto es malísimo para el país".

Con todo, más allá de que los gestos de indignación tenían matices diferentes hubo una coincidencia: la medida de fuerza continúa por tiempo indeterminado.

En Entre Ríos, el presidente de la Sociedad Rural, se paró frente a los convocados en la ruta 14 y repudió: "Nos castigan a nosotros y empobrecemos a los pueblos del interior. Vamos por el camino de saqueo del interior". Y agregó: "Nos quiere enfrentar con el hombre común, pero hay 200.000 familias pobres y no quieren hacerse cargo.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.