22:53 › NEGOCIACIONES CON MAPUCHES

El diálogo quedó estancado hasta que todos los presos estén representados

Los 35 presos mapuches que mantienen una huelga de hambre indefinida desde hace 76 días, continuarán con esa protesta tras fracasar el diálogo con el gobierno y con el arzobispo de Concepción, Ricardo Ezzati, en la segunda jornada de reuniones. Natividad Llanquileo, vocera de los presos mapuche, explicó que las tratativas continuarán estancadas mientras no se sumen los voceros de los presos de las cárceles de Temuco y Angol. Mañana, las partes volverán a dialogar, esta vez con la presencia de todos los voceros de los presos.

"Mientras ellos no estén no podemos avanzar" en un acuerdo, dijo Llanquileo, quien precisó que ambos voceros no participaron hoy "por un tema de distancia y tiempo", ya que anoche viajaron a sus respectivas ciudades para informar a los presos en huelga de hambre sobre los alcances de la primera cita, que se extendió por más de 14 horas.

"Hasta el momento estamos estancados. Tenemos que estar todos para poder seguir avanzando", añadió, la vocera de los comuneros. Por su parte, el subsecretario de la presidencia, Claudio Alvarado, confirmó la versión de Llanquileo.

"Hay dificultades de distancia en que tienen que juntarse todos ellos, los familiares de los comuneros, y eso van a procurar juntarse en las próximas horas y les hemos dado un tiempo suficiente para que ese encuentro se produzca", comentó.

Por otra parte, unas 3000 personas marcharon hoy para manifestar su apoyo a los 35 comuneros mapuches en huelga de hambre.

"Esta es una marcha de apoyo a nuestros hermanos para dejar en evidencia el constante atropello que sufren", dijo el dirigente sindical e integrante del Frente Amplio en Solidaridad con el Pueblo Mapuche, Cristián Cuevas, citado por la agencia noticiosa alemana DPA.

Tras una pequeña ceremonia de un grupo de mapuches ataviados con su vestimenta tradicional, el grupo caminó por la principal arteria de la capital, Santiago, para llegar a un escenario ubicado a unos pocos metros del palacio de gobierno La Moneda.

Entre consignas y banderas alusivas al movimiento mapuche, los asistentes gritaron por el fin de la ley antiterrorista sancionada por la dictadura de Augusto Pinochet y aún en vigencia, que ha sido aplicada a los presos mapuches y permite el doble procesamiento por la justicia civil y militar, así como el

testimonio de testigos encubiertos.

"Enviamos mucho newen (fuerza) en su lucha contra la injusticia. Esperamos que esto ayude a abrir los oídos de quienes no quieren escuchar", señaló una de las asistentes a la marcha.

Con los sonidos del cultrún, una especie de tambor de cuero, y de la trutruca, instrumento de viento, los manifestantes se instalaron frente al escenario para repartir a los peatones folletos con información sobre los 35 huelguistas.

La marcha pacífica se realizó en paralelo a la toma que se mantiene en las oficinas de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) en Chile por un grupo de 17 personas, que esperan un pronunciamiento de Naciones Unidas sobre el conflicto mapuche.

Los presos mapuches fueron encarcelados -varios otros fueron muertos por la represión policial-, por medidas de fuerza contra la usurpación de tierras de propiedad ancestral, que les fueron arrebatadas por empresas vinculadas a los agronegocios.

Desde el retorno a la democracia en 1990 el Estado chileno les devolvió 500 mil hectáreas de las tres millones que reclaman los mapuches en base a antiguos títulos de merced en el sur de Chile.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.