17:40 › BRASIL

Motines en distintos puntos de Brasil en apoyo a grupo narco PPC paulista

Rebeliones solidarias en dos estados de Brasil se sumaron a las 64 rebeliones que desde el viernes último se registran en centros penitenciarios de Sao Paulo bajo el mando de el grupo delictivo Primer Comando de la Capital (PCC).

En Jaboticabal, interior de San Pablo, los presos amotinados encerraron en una celda al director de la prisión, Adelson Taroko, y le tiraron colchones incendiados sobre el cuerpo. Taroko se encuentra internado en estado grave y con el 80 por ciento del cuerpo quemado.

En Aracatuba también en el interior paulista, los detenidos amotinados amenazan con hacer explotar garrafas de gas que se encuentran atadas a los cuerpos de doce agentes mantenidos como rehenes, si la Tropa de Choque de la Policía entra en el penal para contener el motín.

En Foz de Iguazú, una cárcel pública inició la rebelión en la ayer y mantiene como rehenes a un preso y un agente carcelario.

En Matto Grosso do Sul presos de tres cárceles de máxima seguridad amotinados mantienen a efectivos de seguridad y familiares como rehenes. Una cuarta cárcel, de régimen común, también se encuentra en rebelión, pero sin rehenes.

El asesor de comunicación de la Policía Militar (PM) de Matto Grosso do Sul, mayor Arquímedes Gonzaga, dijo que las autoridades crearon un "gabinete de seguridad" para intentar controlar la situación.

Tres unidades de la Fundación Estadual de Bienestar del Menor (FEBEM) también iniciaron rebeliones hoy en Sao Paulo, tomando como rehenes a funcionarios y familiares de los menores que los visitaban, quemando colchones y subiendo a los tejados, pero las tres fueron controladas luego de algunas horas.

A los motines, que mantienen a más de 200 personas como rehenes, y a la serie de más de 100 ataques a policías, civiles y militares, guardias municipales, agentes penitenciarios y hasta bomberos, que cobró la vida de 55 personas, se sumó en la tarde de hoy el incendio a 19 ómnibus en el centro de la capital paulista.

El motivo de los atentados y las rebeliones es al parecer una represalia coordinada en forma simultánea a nivel estadual por el PCC, contra una acción del gobierno de estado que trasladó 765 presos miembros del grupo criminal hacia una cárcel de máxima seguridad recién reformada, a 620 kilómetros de la capital paulista, con el objetivo de aislarlos.

Entre los detenidos trasladados se encontraba el máximo líder del grupo, Marcos Willians Herba Camacho, alias "Marcola", junto a otros integrantes de la cúpula de la fracción.

En la noche del viernes, mientras ocho líderes del PCC, entre ellos "Marcola", eran llevados a declarar, sendos grupos de presos iniciaban rebeliones en dos cárceles del interior del estado. La misma noche se registraron los primeros ataques contra bases militares y agentes policiales. Los motines se expandieron rápidamente llegando a las cifras actuales.

La policía de San Pablo anunció hoy que capturó 82 personas sospechosas de estar vinculadas a los ataques contra las fuerzas de seguridad del estado. En la operación también fueron incautadas 97 armas.

Fuente: Télam-SNI

Notas relacionadas:

Los narcos paulistas se rebelan

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.