UNIVERSIDAD › ENTREVISTA AL NUEVO PRESIDENTE DEL CONICET, ROBERTO SALVAREZZA

“Estamos en franca expansión”

Doctor en Bioquímica, Salvarezza destaca “la nueva valoración de la ciencia en el país” y, como desafío, señala la evaluación tecnológica. Asegura que las áreas disciplinarias del Conicet tienen que “crecer proporcionalmente y no en cuanto a la demanda”.

Cuando dice que en estos tiempos, en la Argentina, se percibe un “ambiente diferente”, una “nueva valoración de la ciencia y la tecnología”, Roberto Salvarezza sabe de qué habla: trabaja en el Conicet desde 1977. Hoy, y desde hace una semana, este doctor en Bioquímica preside el directorio del Conicet. En diálogo con Página/12, Salvarezza comenta los ejes que proyecta para su gestión, responde a la cuestión en conflicto en el área de las ciencias sociales y plantea la necesidad de integrar a los doctores en el sistema productivo. Salvarezza fue coordinador del Centro Argentino Brasileño de Nanotecnología y secretario de Ciencia y Técnica de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata.

–Usted pasó por varias funciones dentro del Conicet y ahora le toca presidir el directorio. ¿Cómo toma en lo personal esta nueva tarea?

–Es claramente un desafío porque, si bien tengo tareas de gestión previa, el Conicet es una institución que tiene una alta complejidad. Tenemos prácticamente siete mil investigadores, nueve mil becarios, 1400 técnicos. Si los sumás, somos prácticamente 20 mil personas.

–¿En qué estado encuentra al Conicet?

–Los que hemos pasado los ’80, los ’90, la política neoliberal, la crisis de 2001, encontramos que este Conicet está en franca expansión. Desde 2003, con la llegada de Néstor Kirchner y una nueva valoración de lo que es la ciencia y la tecnología en el país, se percibe claramente un cambio y un ambiente diferente. Y esto no es menor: la mayoría de los científicos lo han notado como algo muy positivo.

–¿Dónde puede notarse el cambio?

–Fue un proceso de crecimiento del presupuesto muy importante. En el año 2004 teníamos un presupuesto de 260 millones de pesos, y hoy estamos con 2080 millones. Desde 2007 se está llevando adelante un plan de obras que el Conicet requería desde hacía treinta años. Tenemos el plan de infraestructura I y II, que propone el Ministerio de Ciencia y Tecnología, y un plan de obras propio. En conjunto estamos llevando adelante 54 obras de infraestructura, de las cuales 30 ya están finalizadas e inauguradas.

–¿Cuáles son los ejes principales con los que va a trabajar?

–Tenemos que atender el tema de la evaluación tecnológica, algo que estaba pendiente desde hacía mucho tiempo. Nadie va a descuidar la importancia de la ciencia básica en la Argentina, pero en cuanto a los proyectos tecnológicos tenemos que darles otros parámetros de evaluación. Otro eje importante es la articulación con las políticas del ministerio, que tiene un plan estratégico a ejecutarse entre 2012 y 2015. Allí hay temas como la energía, el desarrollo de productos biotecnológicos, enfermedades infecciosas, desarrollo social, hábitat, entre otros, que nosotros también tomaremos como estratégicos para una fracción de becas que serán concursadas a la brevedad. Luego, dentro del llamado convencional de temas libres, vamos a ejecutar una política de apoyo a las provincias que tengan menor número de investigadores.

–¿Y con la universidad qué tipo de articulación prevé?

–Tenemos que articularnos con nuestros socios, las universidades nacionales, con el INTI, con el INTA, la CNEA, pero también con los municipios y los ministerios, para que los doctores y recursos humanos que se formen en el Conicet puedan ser absorbidos allí. Estamos desarrollando un programa que se llamará Masvalor.doc, una plataforma web que contendrá un banco de datos de todos nuestros doctores, de quienes estén trabajando como investigadores e incluso aquellos que hoy no tengan una ubicación en el sistema. Los agentes sociales, las empresas y las instituciones podrán crear sus propios perfiles, acceder y ofertar trabajo.

–A fines del año pasado, un gran número de becarios del área de ciencias sociales no pudo acceder a la carrera de investigador por falta de cupos. ¿Qué pasará de ahora en más?

–Vamos a seguir con la misma política de este año; es decir, vamos a tener una proporción en cuanto a las diferentes áreas, porque todas tienen que crecer proporcionalmente, no en cuanto a la demanda. Si no, el Conicet terminaría teniendo una distorsión en una determinada área. Hay dos que tienen mayor demanda, la de Ciencias Sociales y la de Ciencias Biológicas y Médicas, pero el Conicet como política va a seguir distribuyendo un 25 por ciento por área.

–Con lo cual es posible que vuelva a aparecer este cuello de botella...

–No descarto que efectivamente pueda suceder algo similar. Esperemos que no sea y que este programa que estamos poniendo en marcha sirva para canalizar parte de la oferta de doctores. Pero un plan de articulación lleva un tiempo, la solución es a mediano plazo y hay que sentarse a discutir con todos.

Entrevista: Agustín Saavedra.

Compartir: 

Twitter
 

“Se está llevando adelante un plan de obras que el Conicet requería desde hacía treinta años.”
 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.