VIDEOS

Lanzamientos

CORAZONES ABIERTOS,
de Susanne Bier.
Con Sonja Richter, Mads Mikkelsen, Nikolaj Lie Kaas.
2002, 112 min. Transeuropa.

Este film de la danesa Susanne Bier, realizado bajo el paraguas del famoso Dogma 95, es algo así como la mejor contestación posible al determinismo fúnebre de la inflada 21 gramos. Un Dogma no tan dogmático, en tanto Bier se toma la libertad de violar cuando lo necesita ese prohibitivo decálogo, adhiriendo, sí, a la religión de la cámara en mano, la luz natural y el aspecto semidocumental. Todo lo cual redunda en una característica sensación de frescura e inmediatez. Como en la nefasta película de González Iñárritu, un accidente automovilístico troncha aquí la felicidad de una pareja. Pero el duelo no es aquí sinónimo de culpa, por lo cual la vida de ambos continuará, con las dosis de plenitud, conflictos y, por qué no, también dolor y sordidez que definen lo que conocemos con el nombre de vida.



RE-ANIMATOR 3,
de Brian Yuzna.
Con Jeffrey Combs, Jason Barry, Simón Andreu y Santiago Segura.
2003, 96 min. SBP.

Editada directamente en video, la tercera entrega de esta saga vagamente lovecraftiana es puro placer culpable. Científico loco que desde la primera Re-Animator viene queriendo encontrar la fórmula que le permita resucitar a los muertos, el doctor West sigue haciendo de las suyas, ahora en la cárcel de máxima seguridad en la que lo encerraron de por vida. Insistente, el tipo vuelve a sintetizar un suero verde fluorescente, y otra vez todo le sale para el traste. Abundan pedazos de cuerpos que se desplazan por propia cuenta (incluyendo un inolvidable pene, recién seccionado a dentelladas) y los muertos vivos a los que se les ha transferido el alma de una rata muerta. Le cuesta arrancar, pero una vez que se desata un motín, todo se pone patas arriba, brazos para cualquier lado y demencia generalizada.



ABRE TUS ALAS,
de Nir Bergman.
Con Orly S. Banai, Maya Maron y Nitai Gaviratz.
2002, 87 min. AVH.

Este film israelí es otro que, como 21 gramos, sufre de SCDA (Síndrome de Complacencia con la Desgracia Ajena). Aquí se trata de una familia de Haifa que no puede superar la muerte del padre. El hijo mayor, muy capaz intelectualmente, se niega a seguir sus estudios y prefiere seguir repartiendo volantes en la calle, disfrazado de ratón gigante. Su hermana, cantante de rock, abandona un concierto que pudo haber resultado consagratorio por culpa de su mamá, que como es partera necesita que la hija se quede cuidando a los hermanos menores. Uno de los cuales queda en coma, tras tirarse como un estúpido desde una altura de tres metros. Lo único que salva a Abre tus alas es su estilo narrativo, que presenta escenas discontinuas. Lo cual ayuda a airear un poco tanta suerte para la desgracia.



TRIBUNAL EN FUGA,
de Gary Fleder.
Con John Cusack, Gene Hackman y Dustin Hoffman. 2003,
129 min. Gativideo.

La más nueva traslación cinematográfica de un best seller de ese especialista en thrillers judiciales llamado John Grisham vuelve a presentar a los tribunales como un espacio de representación, en el que la verdad importa un comino y todo es cuestión de cómo se engatusa al público. O al jurado, que viene a ser lo mismo. Como para Hollywood y buena parte de la cultura contemporánea la palabra “representación” es sinónimo de “manipulación”, resulta lógico y autorreferente que aquí todo se base en un detrás de escena, desde donde un abogado inescrupuloso (Gene Hackman) intentará condicionar a los jurados. Claro que no sabe que entre éstos hay uno más inescrupuloso y manejador que él, que tiene su propia agenda. Más allá de su fascinación infantil por la tecnomanipulación, Tribunal en fuga se deja ver.

Compartir: 

Twitter
 

 
VIDEOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.