EL PAIS

Bielsa vuelve con la esperanza de que Repsol cambie el directorio

El secreto mejor guardado (pero no tanto) en la comitiva argentina es que el jefe del gobierno español Rodríguez Zapatero habría comentado que se harán cambios en el directorio de Repsol-YPF.

 Por Fernando Cibeira

La de Borges, al menos, le salió bien. El canciller Rafael Bielsa le pudo entregar la carta de Jorge Luis Borges que le había conseguido como obsequio al jefe de Estado español, José Luis Rodríguez Zapatero, la única de las reuniones bilaterales con mandatarios que se mantuvo en pie luego de que el presidente Néstor Kirchner decidiera no asistir a la III Cumbre de América latina, el Caribe y la Unión Europea. Rodríguez Zapatero quedó impactado con el presente. Tanto que le habría anticipado a Bielsa cambios en el directorio de Repsol-YPF, una empresa con la que el gobierno argentino entró en cortocircuito luego de la crisis energética.
Bielsa repitió ayer la historia que hay detrás de la famosa carta. Un coleccionista de Borges, Alejandro Vaccaro, la adquirió y pensó en regalársela al flamante premier español al enterarse de que compartían la devoción por el escritor argentino. Vaccaro, amigo de Bielsa, le acercó el manuscrito para que se lo regalara a Zapatero, quien prologó una edición española de Ficciones. La carta, fechada en 1921, está dirigida a Ignacio Sureda, un integrante de una familia de artistas de las islas Baleares. En la carta, Borges mostraba su adhesión a un manifiesto de tinte anarquista, lo que convierte al mensaje en una pieza única. Presidencia la enmarcó y la tradujo –el manuscrito por momentos es poco claro–. A Zapatero le encantó. “A mí también me hubiera gustado que me la regalaran”, dijo luego Bielsa.
El gesto de Rodríguez Zapatero de no levantar la audiencia fue recibido como una “deferencia” por parte de la delegación argentina. El canciller Bielsa supo luego en carne propia las diferencias que hacen otros mandatarios cuando se trata de dialogar con un presidente o con sus ministros, por más importantes que sean. Al presidente de Francia, Jacques Chirac, que tenía previsto un encuentro con Kirchner, Bielsa apenas si pudo saludarlo ayer durante unos minutos y preguntarle por la salud de sus perros.
Un tema del encuentro con Rodríguez Zapatero fue la situación de los argentinos que viven en España. Bielsa contó detalles del censo de los compatriotas que están en la península y convinieron que continuara funcionando el sistema de alerta temprana para el caso de que hubiera más detenciones.
Fue el propio Rodríguez Zapatero quien sacó el tema de Repsol. Contó que estaba en contacto permanente con sus autoridades por lo que estaba en conocimiento de los problemas de los últimos tiempos, como las discusiones por el precio de los combustibles y por las retenciones a las exportaciones. Y le habría adelantado a Bielsa –en la comitiva argentina no confirmaban ni desmentían la versión– que pronto habría cambios en el directorio de la empresa, aunque en España todavía está en discusión si el gobierno tiene facultades para modificar la conducción de la petrolera.

Gas a Chile

Más allá de la entrevista con Rodríguez Zapatero, Bielsa y el ministro de Economía, Roberto Lavagna –ya sea juntos o por separado– se entrevistaron con unos quince ministros del total de 58 países que participaron de la Cumbre. Una de las más importantes fue la que Bielsa mantuvo el jueves bien avanzada la noche con su colega chilena, Soledad Alvear, en un salón del primer piso del moderno Hotel Hilton en el que se alojaron varias comitivas sudamericanas.
Bielsa le prometió –aunque después buscó relativizar sus dichos– que para la primera semana de junio la Argentina le daría una solución al envío de gas a Chile. El canciller explicó que desde que se desató la crisis –“evento energético”, al decir de los funcionarios– se buscó tener certezas de cuánto combustible se producía, cuánto se transportaba y cuánto se consumía. Por lo que, luego de esos estudios, se iba a poder llegar a un compromiso con algún grado de previsibilidad con Chile. Además, le ofrecieron que algún funcionario del gobierno de Ricardo Lagos se sumara a la Secretaría de Energía para que puedan monitorear in situ cómo se maneja la situación crítica.
Con el canciller de Haití, Ivan Simenon, Bielsa explicó las razones por las que se había decidido enviar tropas a la isla. El canciller se refirió a las particularidades de la operación haitiana –“una decisión muy compleja”, la definió–- que está en manos del Congreso argentino, que debe aprobar el envío. Justamente, en la reunión estuvo presente el titular de la Comisión de Asuntos Exteriores de Diputados, Jorge Argüello, quien opinó que el proyecto debería estar listo para ser aprobado en la primera semana de junio.
Bielsa, en una conferencia de prensa que ofreció en el Instituto Cabañas en el que se llevó a cabo la Cumbre, descartó que si la Argentina manda sus tropas luego del 1º de junio le toquen “peores lugares” en el operativo internacional. “Eso no es así. Brasil va a estar a cargo de comandar el operativo y será el encargado del destino de cada grupo”, sostuvo.
El operativo internacional a Haití estuvo presente también en la reunión del jueves a la tarde con el canciller francés, Michel Varnier. Allí se confirmó la posibilidad de que la subsecretaria de Derechos Humanos, Alicia Oliveira, vaya como veedora de la situación de los derechos humanos en la isla, un puesto riesgoso pero para el que la funcionaria ya dio su conformidad.

Compartir: 

Twitter
 

Roberto Lavagna, Rafael Bielsa y el primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared