Marcha a la Casa de Jujuy

Un grupo de organizaciones sociales, sindicales y políticas marcharon ayer a la Casa de Jujuy para exigir la libertad de la dirigente Milagro Sala, detenida desde hace mil días. “Hay una fuerte vertebración y unidad entre las organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos en estos momentos de resistencia”, aseguró Alejandro “Coco” Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru, durante el acto que compartió junto a dirigentes de la CTA Autónoma y el Frente Barrial de la CTA de los Trabajadores, ATE Capital, el Frente Sindical, diputadas y diputados provinciales y nacionales. Esta mañana ofrecerán una conferencia de prensa en el Centro Cultural de la Cooperación para denunciar la “prisión sin condena” de la diputada del Parlasur. “Milagro Sala es rehén hace mil días de ese odio de clase, de ese revanchismo político que se hace carne en (el gobernador jujeño) Gerardo Morales y los Blaquier”, arengó el secretario general de la CTA, Hugo Yasky, frente a la casa de Jujuy. Por su parte, Mara Brawer, coordinadora nacional del Comité por la Libertad de Milagro Sala, sentenció que “la democracia argentina está en peligro y vive el momento más grave de sus últimos 30 años”, en relación al encierro de la dirigente social, y acusó al Gobierno nacional de “resolver los problemas políticos persiguiendo a la oposición”. “Exigimos el fin de las detenciones ilegales. Para Milagro la Libertad, para Morales y Macri el repudio popular”, concluyó.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ