DEPORTES › PERDIó EN EL MARACANá CONTRA EL FLUMINENSE CUANDO MERECIó MEJOR SUERTE

Boca fue más, pero se quedó sin final

El equipo argentino jugó mejor, aunque los brasileños resultaron más efectivos, ganaron 3-1 y protagonizarán la primera definición de Copa de su historia. Palermo marcó, pero los cariocas lo dieron vuelta.

Un par de detalles dejaron a Boca sin final: el error de Migliore en el partido de ida, el infortunio de Ibarra en el segundo gol de ayer, la pelota en la línea que le sacaron a Ledesma. El conjunto de Carlos Ischia fue superior en el balance de los 180 minutos –y anoche también–, pero se quedó afuera de la Libertadores.

Boca salió a plantarse sin ningún complejo. De entrada apagó el fuego que proponía el conjunto carioca, empujado por 80 mil fanáticos, con la premisa de cortarle la subida de los laterales. Ese recurso, histórico para los equipos brasileños, era la clave de acuerdo con la visión de Ischia para empezar a controlar al rival. Entonces, el planteo se basó en el juego por ambas bandas. Y Boca fue muy inteligente en el trabajo de duplas. Por derecha, Vargas e Ibarra se encargaron de controlar a Junior César, importante en el juego de ida. Y del otro lado, Dátolo y Morel Rodríguez hicieron lo mismo con Gabriel y, eventualmente, Cícero.

Claro que para sostener esa estrategia eran necesarias otras virtudes. La fundamental, el equilibrio de Battaglia. En épocas de doble y triple cinco, el volante de Boca se encargó solito del medio en una estancia como el Maracaná. Allí impuso su presencia para que su equipo tomara el control del partido. Y también resultó importante el trabajo de los dos centrales, muy atentos para cortar a espaldas del mediocampista central.

De esa manera, Boca controló a Fluminense. Con los caminos tapados, los brasileños apenas pudieron inquietar con una media vuelta de Washington, que salió apenas alta. Thiago Neves no encontraba la pelota y Conca se estacionaba, sin pesar, lejos del área. Hasta allí, todo bien. Pero al equipo argentino le hacía falta convertir para poder lograr el pasaje. Y allí estuvo el mayor déficit de Boca. Es que Riquelme, otra vez con la marca personal de Arouca, pesó poco en tres cuartos. Generalmente recibió y tocó bien de espaldas, pero pocas veces pudo tener la cancha de frente para tener visión de pase. Y Palacio y Palermo, si bien intentaron, tampoco lograron desequilibrar al fondo brasileño.

Pero más allá de esa falta de profundidad, Boca fue mucho más peligroso que su rival, porque las duplas de las bandas, que tan aceitados funcionaron en defensa, también aportaron en ataque. Pero esta vez, el derechazo de Palermo en el punto del penal salió mordido, el zurdazo de Vargas en el área llegó débil a las manos del arquero, que además le tapó un buen cabezazo al goleador.

El trámite no cambió con el entretiempo. Boca siguió siendo mejor, con más fluidez en el armado y con más llegada. Así, no sorprendió que llegara el gol que Boca merecía. Dátolo desbordó por la izquierda y envió un centro pasado para la llegada de Palermo, que metió el frentazo para someter a Fernando Henrique.

Ahí parecía que llegaba el punto de quiebre. Porque Boca había logrado lo que quería y tenía todo para manejar el trámite. Pero casi no tuvo tiempo de implementarlo. Un perfecto tiro libre de Washington significó el empate, que volvía otra vez a poner a Fluminense en ventaja. Y allí fue de ida y vuelta, con muchísimas chances para Boca y réplicas filosas de los cariocas. La única diferencia fue la fortuna: mientras que Thiago Silva le sacó el gol a Ledesma en la línea, un remate imperfecto de Conca se desvió en Ibarra para darle otro gol a Fluminense. Y ya jugado, un error en la salida de Palacio le permitió a Dodó, decorar el resultado. Fue el premio al equipo más contundente, no al que mejor jugó.

3- FLUMINENSE

Fernando Henrique; Gabriel, Thiago Silva, Luiz Alberto, Junior César; Cícero, Arouca, Ygor; Conca, Thiago Neves; Washington.

DT: Renato Gaúcho.

1- BOCA

Migliore; Ibarra, Cáceres, Paletta, Morel Rodríguez; Vargas, Battaglia, Dátolo; Riquelme; Palacio, Palermo.

DT: Carlos Ischia

Estadio: Maracaná.

Arbitro: Carlos Torres (Brasil).

Goles: 57m Palermo (B); 62m Washington (F); 71m Ibarra (B), en contra; 90 Dodó (F).

Cambios: 45m Ledesma por Vargas (B); 60m Dodó por Ygor (F); 79m Boselli por Morel Rodríguez (B) y Mauricio por Thiago Neves (F); 85m Chávez por Dátolo (B); 90m Roger por Washington (F).

Compartir: 

Twitter
 

Palermo cae ante la marca de Luis Alberto. El goleador marcó el único tanto de Boca.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.