EL PAíS › LOS K ANALIZAN LA POSIBILIDAD DE RETIRAR SU LISTA DE LA CONTIENDA

La interna socialista está en duda

La elección es el domingo, pero el sector afín al Gobierno se bajaría si la Justicia avala la impugnación de sus candidatos. Los oficialistas advierten que así pretenden evitar su derrota.

 Por Miguel Jorquera

La pelea entre los socialistas amenaza con truncar la interna partidaria del próximo domingo, que definirá la nueva conducción nacional. Los socialistas K, encabezados por el ex dirigente aeronáutico Ariel Basteiro, volvieron a rechazar ante la Justicia Electoral la impugnación de ocho de sus candidatos, apuestan a la postergación de los comicios y, si no consiguen el aval judicial a sus reclamos, estarían dispuestos a desertar de la contienda. En tanto, la actual conducción a cargo del senador Rubén Giustiniani –que lleva en su lista al gobernador santafesino Hermes Binner– afirma que los dirigentes impugnados ya no pertenecen al partido y confía en ratificar con el voto partidario la política de alianzas con Elisa Carrió, como parte de la construcción de un frente opositor.

A menos de cuatro días para la elección, su realización está en duda. Ayer venció la segunda prórroga del plazo para la presentación de fiscales y los socialistas K no oficializaron ninguna lista de su agrupación para fiscalizar los comicios. Desde el oficialismo partidario afirman que la junta electoral dejó constancia –en su reunión del martes– de que “no ha recibido ningún pedido de aclaración ni observación alguna sobre el normal desarrollo del proceso electoral”. Mientras, el sector opositor insiste en denunciar ante la Justicia Electoral “burdas impugnaciones” de varios de sus candidatos, entre ellas la del porteño Raúl Puy.

El domingo –si hay elección– en el cuarto oscuro habrá dos listas. La de Unidad Socialista, que reúne a quienes se acercaron al Gobierno nacional y que encabeza el todavía convaleciente vicejefe de Gabinete Jorge Rivas, junto a Susana Rinaldi, Basteiro y Ariel Doesserich. Socialismo y Participación identifica al oficialismo partidario y lleva a la cabeza a Giustiniani, acompañado por Binner, Verónica Gómez y Héctor Polino.

Desde el sector de Giustiniani afirman que se “han brindado todas las garantías” para una “elección limpia”, pero sospechan que finalmente sus contrincantes no darán batalla. En un punteo de fuerzas propias y ajenas, vaticinan que los socialistas K sólo podrían triunfar en Tucumán y Entre Ríos y hasta confían en vencerlos en la provincia de Buenos Aires, de donde son oriundos varios de sus principales adversarios. Una confianza que se agiganta con Binner en sus filas.

Los K admiten que están lejos de disputarle al oficialismo la conducción partidaria, aunque consideran que pueden sacar un 30 por ciento con “buenas elecciones” en Buenos Aires, Córdoba, Tucumán, Entre Ríos, Santa Cruz y Río Negro. Eso les permitiría obtener una importante representación en el Comité Nacional. Sin embargo, si la Justicia Electoral no revoca la impugnación a sus candidatos y prorroga las elecciones, no se presentarían a los comicios. Afirman, de todos modos, que no abandonarán el partido: “Nos abroquelaremos en las provincias donde somos fuertes para seguir dando pelea”, dijeron a PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

Giustiniani se presenta para seguir al frente del socialismo.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.