EL PAíS › PRONUNCIAMIENTO DEL OBISPO DE HUMAHUACA

“Y la pobreza, ¿cuándo?”

 Por Washington Uranga

El obispo de Humahuaca, Pedro Olmedo, y los sacerdotes de su presbiterio dieron a conocer un documento titulado “Y la pobreza, ¿para cuándo?”, en el que expresan “su profunda preocupación ante la grave situación de pobreza, desocupación y desamparo en general que está sufriendo la mayor parte de la gente en la zona norte de la provincia de Jujuy y en los valles cordilleranos salteños”. Y advierten que “decir esto no es ir contra nadie, es ver la realidad palpable”. El texto, en forma de comunicado de prensa, se conoció pocas horas antes de la reunión extraordinaria de la Comisión Permanente del Episcopado que se celebrará hoy en Buenos Aires (ver aparte) para analizar la situación político-social.

El documento de Humahuaca reclama una solución para “el problema así llamado del campo”, reconoce el valor de los intentos de diálogo de todas las partes, pero advierte que “el árbol nos está impidiendo ver el bosque”. Por ese motivo “hay gente que se está muriendo por falta de medicamentos, de insumos, de médicos y de atención en nuestros hospitales y puestos de salud, carentes en muchas ocasiones de lo más imprescindible”, se sostiene. Se subraya también que esta situación “no es solamente característica de nuestras zonas de trabajo jujeña y salteña, sino de otras muchas zonas del interior del país”, porque “hay un desamparo sanitario evidente en la zona y en gran parte del interior”.

El documento eclesiástico, que describe con preocupación la situación social, dice también que “el problema se agrava por la caída de muchos planes sociales”. A continuación hay un mensaje directamente dirigido a la dirigencia: “Permítannos decir públicamente, y no se nos enojen, estimados gobernantes, que en nuestra patria, rica en pan y generosa productora de alimentos y bienes de consumo, capaz de alimentar a varios cientos de millones con mucha más fuerza en este pobre suelo nuestro, la pobreza extrema sigue vigente, y sigue cobrándose víctimas, sigue golpeando a millones de argentinos”.

Olmedo y los sacerdotes de su diócesis señalan que “los que trabajan con la niñez advierten que la desnutrición que parecía controlada, va en aumento” y que “la vida se está poniendo muy cuesta arriba, se está volviendo muy dura para la mayoría de los habitantes”. Se dice también que “admítase o no, la inflación se ha vuelto galopante”. Al respecto se agrega que “no nos importan los datos `teledirigidos’ del Indec, o la pelea entre unos índices provinciales y oficiales del Indec”, porque “lo que está a la vista nos golpea a todos” y se menciona a continuación productos alimenticios cuyos precios aumentaron, con la aclaración de que “omitimos una larga lista de artículos de primera necesidad (...) que son inalcanzables porque duplicaron el precio”.

La Iglesia de Humahuaca señala que “nos preocupa la altísima desocupación (...) que por cierto va en aumento”, advirtiendo que “tampoco la minería en nuestra zona está solucionando el problema de la desocupación (sino) que más bien añade otros problemas”, porque no se contrata a gente de la zona y porque “ni compañías ni Gobierno están cumpliendo las más elementales normas de prevención de la contaminación ambiental”.

El documento eclesiástico culmina con la manifestación de “una sensación que nos decepciona y nos preocupa grandemente: la sensación de lejanía de los gobernantes”, entendida como “una sensación reiteradamente confesada de desamparo total de la gente humilde”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.