DEPORTES › EL ESTADOUNIDENSE VENCIó A MURRAY Y DEFINIRá EL TíTULO ANTE FEDERER

Roddick evitó la final soñada

Wimbledon ya palpitaba una resolución inolvidable entre el ídolo local y el suizo, pero la caída del escocés en la semifinal lo frustró. Roger, que venció a Haas, irá por el 15º título de Grand Slam y por volver al número uno del mundo ante un rival al que le ganó 18 de 20 partidos.

El estadounidense Andy Ro-ddick derrotó ayer al ídolo británico Andy Murray por 6-4, 4-6, 7-6 (9-7), 7-6 (7-5) y jugará mañana la final del torneo de Wimbledon ante el suizo Roger Federer, que de esta forma tendrá la ocasión de disputar su séptima final seguida en el torneo y contará con la chance de obtener su decimoquinto título de Grand Slam. Federer consiguió acceder a su vigésima final de un torneo grande al derrotar 7-6 (7-3), 7-5, 6-3 al alemán Tommy Haas. Roddick, sexto jugador mundial, disputará su tercera final en la hierba londinense tras haber perdido ante Federer las de 2004 y 2005. El estadounidense arruinó la ilusión de los británicos, que soñaban con que Murray acabara con una sequía de 73 años sin títulos locales en el All England Club.

“Jugué mi mejor tenis, a veces puedo hacer este tenis”, comentó feliz Roddick por volver a una final de Grand Slam. “No me daban muchas posibilidades, él tenía toda la presión y probablemente eso me ayudó”, dijo el ex número uno del mundo. “Jugué muy bien. Hace dos años no sabía si podría pelear de nuevo por un título, pero lo he logrado”, señaló el renacido Roddick.

Con Federer tiene un balance de 18-2 en contra, pero el estadounidense mantiene la esperanza. “Los últimos partidos han sido muy cerrados”, recordó el de Nebraska, que ayer engordó su favorable estadística en los tie-breaks: 249 ganados y 141 perdidos.

Por su parte, Federer derrotó a Haas y se clasificó así para su séptima final seguida de Wimbledon, y la número 20 de Grand Slam, dos records históricos. Y mañana podrá lograr una marca todavía más importante: ser el único de la historia con 15 títulos de Grand Slam, rompiendo así el empate a 14 con el ya retirado estadounidense Pete Sampras. “Es una gran oportunidad para entrar en los libros de historia. Por eso juego al tenis, por lograr algo tan grande, además de porque disfruto”, remarcó Federer, que además puede recuperar el número uno mundial si gana el título.

Además de con un balance a favor de 9-2, Federer llegaba a su séptima semifinal seguida en Wimbledon habiendo perdido sólo dos veces su saque en las seis previas. Y ayer no le dio una sola oportunidad en todo el partido a su rival, al que quebró en los momentos decisivos del segundo set con 6-5 a favor y del tercero con 4-3 arriba. Federer ganó en blanco su saque y con un “smash” en el aire al estilo Sampras selló el partido. “Sabía del peligro de Tommy, estaba jugando muy bien, por eso estoy más feliz por mi actuación”, señaló el suizo.

El duelo entre “Andys” continuó con la excelencia dejada minutos antes por Federer y por Haas. Sus estilos diferentes brindaron un espectáculo animado. El mejor sacador, Roddick, contra el mejor en la devolución, Murray. El estadounidense, más delgado, paciente y capaz de desafiar de igual a igual a los más grandes de nuevo, hizo gala de su juego plano, de su efectivo primer servicio, de un juego tan firme como el que le llevó a ser número uno del mundo y dos veces finalista en Wimbledon. Murray, ajeno a la presión de tener a las 15.000 personas de la central detrás de él en representación de todo el Reino Unido, mostró un juego más sutil, más variado, lleno de golpes ganadores.

Roddick aprovechó el único punto de quiebre del set para llevarse el parcial. Murray respondió quebrando en blanco en el inicio del segundo set. Un empujón de moral para no caer en el desánimo y una ventaja que aprovechó para igualar el partido.

En el tercer set desaprovechó de inicio un 0-40. Roddick lo levantó con cinco puntos seguidos y luego quebró para 3-1 con un juego agresivo de saque y volea que mantenía a Murray muy atrás, siempre a la defensiva. Roddick sacaba para ganar el set, pero el escocés renació y con un primer saque más acertado llevó el set al tie break. Nadó pero murió en la orilla. Tuvo punto de set, pero Roddick se impuso por 9-7.

El cuarto también se decidió en el tie break y de nuevo Roddick hizo valer su servicio para dar la sorpresa y aguar la fiesta británica.

Compartir: 

Twitter
 

Federer está a un partido de romper el record de títulos de Grand Slam y de volver al número uno.
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.