DEPORTES › INDEPENDIENTE LEVANTO UN 0-2 Y LE EMPATO 2-2 A VELEZ EN LANUS

El Rojo recuperó el carácter

El equipo de Gallego había jugado mejor, aunque perdía por un penal de López y un golazo de Cristaldo. Pero lejos de caerse, se fue a buscar la igualdad y la consiguió con los cabezazos de Silvera y Matheu. Los de Liniers no pudieron subirse a la punta.

Independiente dio una muestra de carácter que hacía mucho que no se le veía. Por más que había jugado mucho mejor que Vélez y que se encontró con dos goles en contra en cinco minutos cuando promediaba la segunda etapa, el equipo de Américo Gallego no se desesperó y llegó al empate 2-2 de manera merecida ante un rival de jerarquía. Pese a que quedó un poco más lejos de la cima, el punto significó un gran aliciente para el conjunto de Avellaneda. Vélez, que pareció sentir el desgaste del partido ante Boca del miércoles, dilapidó la chance de treparse otra vez a la punta.

A diferencia de lo que ocurrió el miércoles con Boca, cuando Vélez había sido claro dominador y le faltó eficacia para ganarlo con la claridad que impuso en el desarrollo, el trámite ayer se dio de manera inversa. Es que el equipo que manejó los tiempos y generó las mejores ocasiones en la primera etapa fue Independiente. Sin embargo, la notable actuación de Montoya le permitió al equipo de Gareca sostener la igualdad. Y en cuanto generó un par de ocasiones, Vélez sacó una ventaja que parecía indescontable. Claro que Independiente no se entregó y, por eso, llegó a un empate que, incluso, le quedó corto.

Cuando Matheu lo bajó a Hernán Rodrigo López en el área y el uruguayo convirtió el penal con un remate alto, al medio del arco, la sensación que quedaba era que el partido iba a parar a manos del campeón. Es que Independiente había hecho el gasto, había tenido las mejores chances y no había sacado ninguna diferencia. Ni hablar cuando Cristaldo recibió un pase de cabeza de López y resolvió con clase con la punta de su botín derecho para anotar el segundo gol.

Dos impactos tan duros, en tan poco tiempo, parecían demasiados para un equipo de mentalidad tan frágil como el Independiente de los últimos tiempos. Sin embargo, con los ingresos de Martín Gómez y Patricio Rodríguez, el equipo de Gallego consiguió aire fresco como para ilusionarse con la igualdad. Además, como Silvera marcó el descuento rápido con un cabezazo esquinado tras un gran desborde de Gómez, la esperanza creció también desde lo anímico.

Y el merecido premio llegó otra vez desde arriba, cuando Matheu capitalizó un centro desde la izquierda y venció a Montoya con un cabezazo de pique. Es cierto, el punto no le sirvió para acercarse a los punteros. Pero al menos significa un gran envión anímico para encarar el resto del campeonato. Para Vélez, el empate se traduce en un llamado de atención, teniendo en cuenta el desgaste que afrontará al jugar dos torneos.

Compartir: 

Twitter
 

Hernán Rodrigo López, autor del primer gol, pelea la posición con Galeano, de correcto partido.
Imagen: Fotobaires
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.