DEPORTES › ESTA MADRUGADA JUEGAN LA FINAL DE LA COPA DEL MUNDO ANTE HOLANDA

Las Leonas preparan un rugido mundial

El seleccionado argentino de hockey sobre césped femenino venció a Australia, el equipo local, en la semifinal, y a la 1.30 de mañana se las verá con Holanda, la otra gran potencia del hockey actual que le planteará un partido muy duro. Pero las chicas quieren montarse al éxito...

Por Gabriel Raimondi

El seleccionado femenino de hockey sobre césped logró mantener su condición de favorito y al derrotar a Australia, el equipo local, por la mínima diferencia, ya se aseguró un lugar entre los dos mejores equipos del mundo. La otra plaza de la final, que se juega esta noche, a la 1.30 de la madrugada, es de Holanda, que al vencer a China por 1 a 0 dirimirá con Las Leonas la posesión de la X Copa del Mundo. Será una tarea nada sencilla para el plantel nacional, que deberá implementar otra de sus tantas variantes técnicas y tácticas si quiere doblegar al equipo holandés.
La selección dirigida por Marc Lammers cuenta con un juego similar al argentino. Mucho control de bocha, firmeza en todas sus líneas, pases rápidos, un contragolpe mortal son algunas de las características para tener en cuenta de este equipo. Holanda ha logrado convertirse en una de las potencias del hockey al conseguir en cinco oportunidades un título mundial.
Siete victorias consecutivas para el equipo de Sergio Vigil marcan una excelente actuación a lo largo del Torneo y reafirman su condición de favoritas; sin embargo, a las holandesas no les fue mucho peor, ya que en el camino de su clasificación las dirigidas por Lammers apenas si tropezaron una vez, con un empate frente a España.
El entrenador holandés es un fanático de la tecnología y la era moderna al que le prohibieron su última innovación: en el partido frente a Irlanda, a ocho de sus jugadoras les colocó audífonos, al mejor estilo fútbol americano...
Las Leonas deberán esmerarse en el mediocampo, ganar el control en ese sector, dejar lo más libre posible a Luciana Aymar para que la rosarina pueda armar juego desde media cancha y provocar una buena conexión con las delanteras que serán fundamentales a la hora de definir el partido. El buen desempeño de las volantes marcará un papel importantísimo, ya que la fricción se centrará en esa zona del campo y tendrán que estar atentas para cortar los pases cruzados, una de las mejores armas holandesas.
La Argentina deberá bloquear la salida de Holanda, presionar e interceptar las descargas con la mediocampista Minke Smabers, jugadora de un nivel excelente, muy rápida y efectiva en la recuperación de la bocha. También tendrá que estar muy atenta a lo que haga Macha Van der Vaart, la autora del tanto de la victoria ante China, una mediocampista muy experimentada –tiene 92 partidos en la selección–, de gran habilidad y muy peligrosa dentro del área.
Ageeth Boomgaardt es otra de las rivales para seguir de cerca: es defensora pero se convirtió en la goleadora del equipo a través de su clásica arrastrada en los corners cortos. En este sentido será esencial la actuación de la arquera Mariela Antoniska y el achique en la salida de Mercedes Margalot y Mariana González Oliva.
Los últimos resultados oficiales de ambas selecciones marcan un mínimo poderío argentino: dos empates (2-2 en la Copa del Mundo 1998 en Utrecht y 1-1 en la pasada Champion’s Trophy) y una victoria 3-1 de Las Leonas en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Pero éstas son estadísticas que carecen de valor cuando de una final se trata. En lo que va del Mundial, Argentina tuvo un total de 18 goles a favor y dos en contra, mientras que Holanda consiguió 23 tantos y en 5 oportunidades vencieron su valla.

Compartir: 

Twitter
 

Ayelén Stepnik se monta a una jugadora australiana, en un friccionado pasaje de la semifinal.
 
DEPORTES
 indice
  • ESTA MADRUGADA JUEGAN LA FINAL DE LA COPA DEL MUNDO ANTE HOLANDA
    Las Leonas preparan un rugido mundial

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.