DEPORTES › BANFIELD Y ESTUDIANTES EMPATARON SIN GOLES EN EL FLORENCIO SOLA

Mucha táctica y poco fútbol

En el partido entre dos de los punteros del Apertura se vio mucha planificación, pero pocas ideas ofensivas. El único jugador que se salvó del aplazo fue Ervitti, quien le ganó la pulseada a Braña y por momentos inclinó la cancha.

Era uno de los partidos más esperados de la tercera fecha, pero Banfield y Estudiantes, dos de los punteros que llegaban con puntaje ideal, estuvieron lejos del buen juego que mostraron en sus dos primeros partidos e igualaron sin goles ayer en el Florencio Sola. La excesiva planificación táctica de los entrenadores de ambos equipos diluyó la inventiva de sus figuras, en un encuentro que potencialmente prometía mucho.

El arranque fue dinámico, con disputas por la tenencia de la pelota, pero con poco juego asociado. Los primeros 20 minutos fueron chatos y cargados de imprecisiones, en los que apenas un caño de Ervitti a Verón sacudió el aburrimiento. Estudiantes se trazó el objetivo de comerle las bandas a Banfield y recurrió a un esquema elástico, en el que Federico Fernández y Rojo se desempeñaron bien abiertos por los costados. Ante el deslucido desempeño de Enzo Pérez y Benítez, los laterales enviaron centros que jamás encontraron un receptor, debido al poco peso ofensivo del único punta, Leandro González, quien penduló hacia los costados, pero no pudo ser la referencia ofensiva del equipo de Alejandro Sabella.

Apoyado en la inconexión defensiva de Estudiantes, Banfield planteó un partido basado en el oportunismo para generar ocasiones. En una salida errónea de Roncaglia, Zelaya se robó la pelota, la derivó al medio para Ervitti, quien dejó en el camino a Ré y ejecutó un remate de zurda, que el arquero Taborda tapó de manera notable. A partir de allí, Banfield tuvo su cuarto de hora en el partido, fundamentado en el buen fútbol de Ervitti, que le ganó la pulseada a Braña e inclinó la cancha a favor de su equipo. No obstante, el desacople de la dupla ofensiva conformada por Zelaya y Ramírez no le permitió generar más jugadas de riesgo.

En el cierre de la primera mitad, Estudiantes tuvo su mejor situación, cuando Rojo apareció solo por la izquierda y metió un centro que requirió un corte de Bologna. El poco brillo de los primeros 45 minutos no redujo las expectativas y quedó sobrevolando la errónea sensación de que el partido iba a explotar en algún momento.

El segundo tiempo fue aún peor que el primero. Los dos equipos redujeron la dinámica y acomodaron sus piezas de atrás para adelante. Rojo apareció solo por la izquierda en varias oportunidades, pero se mostró irresoluto y con poco criterio para trascender en el sector ofensivo, el cual le es ajeno y desconocido. Ambos equipos abusaron de los remates de media distancia que nunca tuvieron destino de gol, con excepción de un intento de Sardella que exigió una volada de Taborda. Por su parte, Estudiantes acumuló disparos desviados de Verón y tuvo la victoria en los pies de Peñalba, que no supo aprovechar un error de Bologna. Ambos equipos se fueron aplaudidos, pero respetaron en exceso y defraudaron las expectativas que habían generado. La táctica destruyó el espectáculo.

0- BANFIELD

Bologna; Ladino, V. López, Dos Santos, Bustamante; Quinteros, Sardella, Ervitti, Romero; Zelaya, Ramírez.

DT: Julio César Falcioni.

0- ESTUDIANTES

Taborda; F. Fernández, Roncaglia, Desábato, Ré, Rojo; E. Pérez, Verón, Braña, Benítez; L. González.

DT: Alejandro Sabella.

Estadio: Banfield.

Arbitro: Pablo Lunati.

Cambios: 45m Peñalba por Benítez (E), 68m C.García por Zelaya (B), 74m Carrusca por Quinteros (B), 81m Auzqui por L.González (E).

Compartir: 

Twitter
 

Ervitti, el mejorcito del partido, lucha con Verón por la pelota.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.