EL PAíS › LA JUEZA RECHAZó UN PRONTO DESPACHO EN EL CASO NOBLE HERRERA

Arroyo Salgado analiza los pasos a seguir

 Por Raúl Kollmann e Irina Hauser

La jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, rechazó ayer un planteo de pronto despacho presentado por la fiscal Rita Molina, quien reclamó que la magistrada resuelva que se usen muestras de sangre entregadas en diciembre pasado por Felipe y Marcela Noble Herrera. Aquellas muestras de sangre fueron aportadas por los hijos de la dueña de Clarín para que se cotejaran únicamente con dos familias que buscan sus nietos. La fiscal insiste en que ahora se usen para comparar el ADN con todas las familias que buscan niños desaparecidos o nacidos en cautiverio. La jueza dice que el expediente no está demorado, sino que se está analizando en forma cuidadosa los pasos a seguir.

Los abogados de Felipe y Marcela presentaron un escrito en el que reiteran su negativa a que se use su sangre. Es más, hasta entregaron un estudio, firmado por el semiólogo Eliseo Verón, en el que se concluye que hay un acoso mediático del oficialismo que –supuestamente– no garantiza que la Justicia actúe con ecuanimidad. Además, sostiene que la situación afectó particularmente a Felipe y le produjo consecuencias psicológicas.

La fiscal presentó el pronto despacho el último día hábil antes de la feria judicial. En su escrito, sostiene que “existe una estrategia común entre las presuntas víctimas del delito investigado y la principal imputada”. Sobre la base de ese argumento –el presunto acuerdo entre Marcela, Felipe y Ernestina para impedir el estudio de ADN–, la fiscal le pidió a la jueza que ordene la utilización de la sangre que los hijos adoptivos de la dueña de Clarín aceptaron entregar al anterior juez, Conrado Bergessio.

Arroyo Salgado sostuvo ayer que ella no puede resolver sin estudiar previamente qué ocurrió con las muestras obtenidas a partir de la ropa de Marcela y Felipe secuestrada en los allanamientos que la magistrada ordenó el 28 de mayo pasado. Como se sabe, en esas prendas apareció ADN de varias personas. La jueza estuvo tomando declaración a todos los genetistas, peritos y hasta al personal policial que intervino en los procedimientos. Una vez analizado lo que ocurrió, tomará una decisión porque, entre otras alternativas, está la posibilidad de que vuelva a ordenar un allanamiento y la búsqueda de muestras que permitan determinar el ADN de Felipe y Marcela.

Enterados del planteo de la fiscal, los abogados de los hijos adoptivos de Herrera de Noble, Alejandro Carrió y Roxana Piña, presentaron un escrito rechazando el uso de la sangre que los jóvenes entregaron en diciembre. Junto con el escrito, los letrados agregaron un estudio sobre lo que transmiten los medios y los funcionarios del Ejecutivo, incluyendo la Presidenta, respecto del caso. La conclusión es que existe un acoso y que por lo tanto la Justicia está presionada. Esa es la razón por la que no acceden a entregar la sangre. El argumento se contradice en un todo con lo declarado por sus dos genetistas, Primarosa Chieri y Alejandro Ruiz Trevisán, quienes se deshicieron en elogios sobre la actuación seria y profesional del Banco Nacional de Datos Genéticos.

La jueza Arroyo Salgado les dio vista ayer a las partes querellantes, Estela Gualdero, Carlos Miranda y David Lanuscou, representados por Alcira Ríos y Pablo Llanto y Abuelas de Plaza de Mayo, cuyos abogados son Alan Iud y Mariano Gaitán. Luego, la magistrada debe resolver si utiliza las muestras de diciembre, ordena nuevos allanamientos o se decide por una extracción de sangre o cabello.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.