DEPORTES › POLO ADOLFO CAMBIASO HACE UN BALANCE DE SU CARRERA A LOS 36 AñOS

“Si juego sólo acá, me cago de hambre”

Considerado el mejor del mundo, el jugador de La Dolfina dice que en Argentina es reconocido, pero no tanto como en el exterior. Su equipo jugará la final de Palermo ante Ellerstina, el viernes próximo.

 Por Adrián De Benedictis

Cuando se menciona apenas un nombre no hace falta aclarar de quién se trata, si esa persona logra ser un elegido en su actividad. Así como el “Diego” no precisa nada más en el mundo del fútbol, el “Adolfito” ya tiene impronta propia en el ambiente del polo. Adolfo Cambiaso, a los 36 años, continúa en lo más alto del podio. Con diez goles de handicap desde 1994 y considerado el mejor del planeta desde hace varios años, analizó junto a Página/12 este momento de su carrera, tanto adentro como afuera de la cancha. En medio de la tranquilidad que transmite su campo, La Dolfina, en la localidad de Cañuelas, Cambiaso contó sus sensaciones, mientras espera despedir el año con otro festejo en el Abierto Argentino de Palermo.

–Sos una persona reservada, ¿te sentís extraño en este ambiente donde hay mucha exposición?

–Creo que algunos jugadores se exponen mucho para conseguir sponsors y demás. Mi laburo específicamente es jugar al polo afuera del país, y es ahí donde gano plata. Lamentablemente, en Argentina nosotros no ganamos plata y mi función no es salir en los medios. A mí me contrata un patrón por jugar, unos meses en un país, unos meses en otro, y de eso vivo. La prensa en sí no me cambia la vida. Si tuviera que salir en todos lados para ganar más plata no lo haría, ése es el trabajo de mi señora (la modelo María Vázquez). Si ella sale en algún medio y tiene más movida, puede ganar dinero por eso, pero yo nada que ver.

–¿Eso tal vez tiene que ver con que no venís de una familia que tenga tradición en el polo?

–Pero el polo en general no tiene tanta prensa, recién ahora se popularizó un poco. La prensa ayuda a darles lugar a todos los deportes y en el polo también. Igual, no me parece que esté mal.

–Justamente sobre la popularidad de esta actividad, ¿vas a seguir insistiendo en hacer más cosas para popularizarlo?

–No, ya está, ahora que sigan otros. Yo ya hice el principio, me puse la camiseta de Nueva Chicago (2007) y fue una movida muy grande en su momento. Después con lo de ShowMatch siguió un poco, pero ya hice mi parte. Creo que el deporte se fue haciendo más popular, inclusive alrededor del mundo. A mí, que crezca el polo me suma porque así habrá más patrones y más gente se va a volcar a jugar este deporte. Esa es la manera de que nosotros trabajemos mejor, pero hoy en día en la Argentina no se gana plata.

–¿Y con esas movidas de Chicago y ShowMatch te ganaste antipatía dentro del polo?

–Para muchos por ahí sí, y para otros no. No te ganás a la gente del polo, pero te ganás a otra y la otra es mucha más cantidad que la del polo. Pero es relativo, a todo el mundo no le caés bien y a todo el mundo no le caés mal.

–¿Vos te sentís más reconocido en el exterior que en Argentina?

–Mmm... acá te conocen también. Sinceramente, en lo que respecta a la prensa deportiva, a mí me han tratado muy bien. No me puedo quejar, me han cuidado muchísimo. En el exterior lo que pasa es que sos reconocido un poco por el hecho de que juego más tiempo en el exterior que acá. Por ejemplo, en Inglaterra hace muchos años que voy a jugar.

–En esta etapa de tu carrera, ¿te gustaría quedarte más tiempo en el país que tener que seguir viajando por el mundo?

–Sí, sin ningún lugar a duda. Lo que pasa que si yo me quedo acá me cago de hambre, yo tengo que viajar. Es simple, uno tiene que aprovechar al máximo el tiempo que tenga de buen nivel para seguir generando plata. El día de mañana, espero poder jugar cinco o seis años más en un buen nivel, y recién ahí sí, ir pensando en el retiro.

–Con tu dinero has encarado distintos emprendimientos personales, ¿ahora también seguirías invirtiendo en el país?

–Sí, porque es el lugar donde quiero vivir con mi familia, es acá donde más me gusta estar. Y voy a seguir poniéndole garra a lo que salga acá, porque yo no quiero ir a vivir a Italia o a Inglaterra. Todas las inversiones que pueda hacer me gustarían que fueran acá, en Argentina.

–¿Y qué expectativas tenés para esta nueva etapa que se inicia en el gobierno?

–Espero que las perspectivas sean buenísimas. Yo, personalmente, sé de caballos y de un taco de polo. De otra cosa no sé. Entonces no puedo opinar mucho. Cuando no sé de algo trato de preguntarles a mis amigos para moverme en ese terreno.

–¿En líneas generales cómo ves el país?

–Creo que a este país le falta seguridad, pero como pienso en positivo la va a haber. Dios quiera que mejore. Si te ponés a pensar, en Estados Unidos, un chino entra a un colegio y mata a 200 personas. Y también tiran bombas. Ningún país es perfecto, siempre hay cosas para mejorar. Todos queremos creer que las personas que están manejando el país quieren lo mejor para todos.

–Intimamente, ¿en qué otros aspectos de la vida vos te sentís una persona destacada?

–Yo hablo por lo deportivo. Afuera de la cancha, las cosas van quedando y eso lo tienen que contestar la gente y mis seres queridos. Eso no lo puedo contestar yo.

–En cuanto a la estructura del polo argentino, ¿vos cambiarías algo?

–Siempre hay cosas para mejorar. Pero las personas que están actualmente supongo que también quieren lo mejor. Cada uno tiene maneras distintas de pensar, pero hay que respetar las decisiones de los que están manejando el polo actualmente. Hay que creer en ellos. Si yo fuera dirigente probablemente algunas cosas cambiaría, pero me parece que los que están lo están haciendo bien.

–¿Por qué se disfruta tanto ganar Palermo si económicamente no les reditúa nada?

–Porque es un mundial. Si le preguntás a Maradona si en el Mundial ’86 quería ganar plata te decía que no, no le importaba en absoluto. El quería la Copa. Nosotros estamos en lo mismo, queremos la Copa.

–¿Este año pensás que la pueden recuperar, después de la final perdida en 2010?

–Seguro, mientras juegue creo que me siento con posibilidades. Igualmente, con la antigua formación ganamos cinco veces Palermo, eso también es un logro.

–¿Te sentís cerca del final de tu carrera?

–Voy año a año. Por ahora me siento bien, y el día que no me sienta en forma no jugaré más. Vivo el día a día. Pienso en ganar el viernes y nada más.

Compartir: 

Twitter
 

Cambiaso es el líder de La Dolfina, que suma 39 goles de handicap.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.