DEPORTES › CRíTICAS A FEDERER EN SUIZA

Por la plata baila Roger

 Por Sebastián Fest

Suiza no es perfecta, y ahora parece que Roger Federer tampoco. El número uno del tenis, al que muchos consideran el mejor jugador de todos los tiempos, está comenzando a sentir algo incómodo para él: la crítica en su propio país. “En la cancha juega como si fuera un jugador de otro planeta, pero fuera de ella es más terrenal de lo que quisiéramos admitir. Un tanto imperfecto y muy humano”, escribió el diario suizo Tages Anzeiger.

¿Cuál es la crítica? Podría resumirse en demasiado amor por el dinero y escaso compromiso con la Copa Davis. El paso de Federer la semana pasada por Basilea, el torneo de su ciudad natal, no sólo fue amargo por perder en el tie break del tercer set ante Juan Martín Del Potro. Hubo más que eso. En los pasillos del St. Jakobshalle, sede del tradicional torneo bajo techo en la recta final de la temporada, se comentaron con asombro las renovadas exigencias del suizo de 31 años para jugar a partir del año próximo el certamen en el que dos décadas atrás era ball-boy.

En los últimos cuatro años, Federer cobró 500 mil dólares por torneo, libres de impuestos, además de los premios oficiales. El reclamo ahora apunta a cuadruplicar el pago, 2 millones al año, aunque los medios suizos hablan de entre un millón y un millón y medio. “No somos Qatar”, dejó caer hace un tiempo el presidente de la Federación Suiza de Tenis, René Stammbach. El director del torneo, Rogger Brennwald, fue por el mismo camino: “Intentamos todo para que esta historia de amor continúe, pero no tenemos medios ilimitados. Quizá no podamos mantener el ritmo, no todos pueden tener un Rolls-Royce”.

Federer niega que el problema sea de dinero. “Si así fuera, habría tomado otras decisiones, habría jugado siempre en Asia. Siempre le di prioridad a Basilea. Ayudé mucho al torneo, ahora depende más de ellos que de mí”, aseguró el suizo, quien jugó las últimas siete finales del certamen y ganó cinco de ellas.

Otro tema está complicando la imagen del suizo: la Copa Davis. Federer dice que sueña con ganar la Copa, en la que Suiza fue apenas una vez finalista, pero casi nunca la juega. Stanislas Wawrinka, el número dos suizo, admitió recientemente su decepción. “No entiendo a Federer”, dijo. Y Marco Chiudinelli, número tres e íntimo amigo del 17 veces campeón de Grand Slam, dijo que tiene pocas esperanzas de que juegue: “Y no creo que podamos convencerlo”. El Tages Anzeiger ya sacó sus conclusiones: “Tras la exigencia del año olímpico, Federer busca planificar con inteligencia, con la intención de extender su carrera al máximo. Parece barajar no darle ya la prioridad máxima al torneo de su ciudad. Como ya sucedió en los últimos años con la Copa Davis”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.