DEPORTES › EL ATLETA SUDAFRICANO PERMANECE DETENIDO EN UNA CARCEL DE PRETORIA

Pistorius lloró ante el juez y rechazó los cargos

El sudafricano Oscar Pistorius, primer atleta discapacitado que participó en unos Juegos Olímpicos, se echó a llorar cuando el tribunal de Pretoria lo acusó del asesinato de su novia, un crimen que rechazó en un comunicado y que puede conllevar una cadena perpetua.

El atleta, vestido con un traje negro y una camisa celeste, no pudo evitar las lágrimas, al tiempo que se cubría la cara y posaba su mirada en el suelo mientras escuchaba los cargos contra él, antes de que el juez decidiera concluir la primera jornada y aplazar la audiencia hasta el martes. En la reanudación, la defensa de Pistorius podría pedir la libertad bajo fianza. En tanto, la policía descartó la tesis del accidente y la fiscalía va a pedir la recalificación del caso como “asesinato con premeditación” lo que conllevaría una pena de prisión que puede llegar hasta la cadena perpetua. Hace tres años, Pistorius se había declarado favorable a la pena de muerte (abolida en Sudáfrica en 1995) por crímenes de sangre.

En tanto, el deportista rechazó “de forma contundente” la acusación de asesinato, según indicaron su familia y su agente en un comunicado. “Este cargo de presunto asesinato es rechazado de forma contundente”, dice el texto. Oscar Pistorius “ha dejado clara su profunda simpatía a la familia de Reeva. (...) Nuestros pensamientos y rezos deben estar con Reeva y su familia, más allá de las circunstancias de esta terrible, terrible tragedia”, añaden la familia y el agente.

La Justicia sudafricana designó en el caso a un magistrado acostumbrado a grandes procesos, Desmond Nair, pero Pistorius no lo miró cuando lo saludó, mientras el juez le pedía que se calmara y se sentara. Nair suspendió hasta el martes y el miércoles la audiencia dando “tiempo a la defensa para investigar y estar en mejor posición en sus peticiones”. Al término de la vista, que duró menos de una hora, el atleta fue trasladado a una celda de la comisaría de Brooklyn, un barrio de clase alta de Pretoria, donde seguirá custodiado hasta el martes. El deportista había llegado al tribunal en un vehículo policial sentado en la parte posterior, con la cabeza cubierta, mientras un oficial intentaba taparlo con un libro.

Estrella en su país, leyenda del atletismo mundial y ejemplo para millones de jóvenes deportistas, Pistorius está acusado del asesinato de Steenkamp, una modelo su-dafricana con la que mantenía una relación desde noviembre. La víctima falleció por cuatro disparos con arma de fuego en la madrugada del miércoles al jueves. Medios de comunicación del mundo entero esperaron varias horas en el exterior del edificio, donde decenas de curiosos se agolpaban.

El padre del deportista, Henke, y su hermana, Aimee, se abrazaron a su llegada, antes de sentarse en la primera fila. Pistorius perdió a su madre cuando era adolescente. Según el diario Beeld, la policía fue avisada una primera vez durante la madrugada por vecinos debido a los gritos por una disputa procedente del domicilio de Pistorius, situado en un lujoso complejo residencial muy protegido por medidas de seguridad.

La policía fue llamada una segunda vez en la madrugada tras escucharse los disparos. Un vigilante de la residencia indicó al diario que el cuerpo de Reeva fue encontrado en el baño. La prensa sugirió primero que la víctima había sido confundida por Pistorius con un ladrón, antes de que la policía excluyera la tesis de un accidente, hablando de disputas entre la pareja en el domicilio del acusado, según la información que les había llegado en el pasado.

Compartir: 

Twitter
 

Pistorius, ante el juez.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.