DEPORTES › ALEMANIA VENCIO 1-0 A ESTADOS UNIDOS Y LOS DOS SE CLASIFICARON

No hubo pacto, pero los dos pasaron de la mano

La amistad entre los técnicos no impidió que los de Löw se impusieran con un tanto de Thomas Müller a los de Klinsmann.

Alemania finalizó en la primera posición del Grupo G de la Copa del Mundo, luego de derrotar ajustadamente 1-0 a Estados Unidos, también clasificado para octavos de final. El conjunto europeo, que terminó con siete puntos, sacó ventaja por medio de un remate desde fuera del área del volante ofensivo Thomas Müller (goleador del Mundial junto a Neymar y Messi), a los diez minutos de la segunda parte. A pesar de la derrota, los estadounidenses también accedieron a la siguiente instancia, por poseer mejor diferencia de gol que Portugal (cero contra menos tres).

La sospecha de que ambos equipos podían repartir los puntos, sobre todo por la amistad existente entre ambos entrenadores, Joachim Löw y Jürgen Klinsmann, sobrevoló durante la primera parte, cuando no se abrió el marcador. Pero cuando Alemania convirtió el gol, en el comienzo de la segunda mitad, se fue disipando cualquier especulación.

El director técnico de Alemania, Joachim Löw, aseguró que el pase a octavos de final fue porque “dominaron” el encuentro y fueron “justos” ganadores. Löw destacó que les faltó “hacer el segundo gol para sentenciar el duelo” y terminar “más tranquilos” el encuentro.

Müller, por su parte, destacó que su equipo ha mostrado ambición y eso los puede “llevar lejos” en Brasil 2014. “Me siento muy bien. Ha sido un buen partido y he marcado. Estoy feliz de jugar en este equipo, que es muy ambicioso, y esa ambición nos puede llevar muy lejos”, destacó el goleador del Bayern Munich. “Empezamos muy bien y enseguida nos adueñamos del partido. Bastian Schweinsteiger hizo un gran juego”, remarcó el atacante alemán. Müller relató que su gol fue “un disparo desde la esquina del área. Vi que no había ningún oponente. Al principio mis compañeros no vieron que estaba solo, pero después del remate de cabeza la pelota me llegó. Me concentré y me salió un buen tiro. Eso fue todo”.

Alemania llevó la iniciativa durante el inicio, pero no inquietó mucho al arquero rival. Después, el ritmo se aplacó y los dos lateralizaron el juego, sin profundizar sus envíos. Los que repasan la historia de los mundiales se acordaron de lo que ocurrió 32 años atrás, en España 1982. En el estadio del Sporting Gijón, en lo que fue llamado tiempo más tarde como el Pacto del Molinón, Alemania le ganó 1-0 a Austria, resultado que les quedaba perfecto a los dos equipos para avanzar a segunda ronda y dejar fuera de carrera a una sorprendente Argelia.

El público asistente en aquel encuentro repudió el espectáculo que brindaban ambos conjuntos europeos, y hasta lanzó un irónico “que se besen, que se besen”, cuando la escasa movilidad de los protagonistas exasperaba. Sin embargo, en el segundo período de ayer, Alemania decidió adelantarse en el campo y consiguió la ventaja que luego pudo mantener. Y casualmente, su próximo rival será Argelia, aquel perjudicado con el pacto.

Compartir: 

Twitter
 

Brasil2014
Otro festejo de Müller, el cuarto en lo que va del Mundial.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.