DEPORTES › LA AFA NIEGA QUE EL DELANTERO SE HAYA DESGARRADO

Sergio Agüero, el lesionado serial

La “lesión de grado uno”, como la denominaron, es la quinta que sufre en los últimos seis meses. Por lo menos se pierde el partido ante Suiza, pero la situación podría ser más grave.

Desde Río de Janeiro

Una de las preocupaciones que tenía el entrenador de la Selección, Alejandro Sabella, y que ocultaba para no darles ventaja a los rivales, era el estado físico de tres de los titulares del equipo: Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín y Fernando Gago, quienes llegaron a la cita mundialista más o menos con lo justo y en los tres primeros partidos del equipo argentino fueron los puntos más débiles, precisamente porque se los vio faltos de ritmo y para nada incisivos sobre las defensas rivales. La confirmación ayer de la lesión sufrida por Agüero no hace más que agravar el problema, más allá de que los médicos del plantel se han mostrado optimistas con respecto a la recuperación del jugador, quien en principio sólo se perdería el partido por los octavos de final frente a Suiza, y en caso de avanzar a cuartos se reevaluará la situación.

Esta preocupación no la expresó Sabella, que en esto siempre es cauteloso. Quien lo hizo fue Angel Di María, que ante la pregunta sobre por qué se los veía tan bajos a los delanteros en los dos primeros partidos del Grupo F, contestó la semana pasada que era “porque les faltaba ritmo, debido a las lesiones que habían sufrido” previas a la cita mundialista.

Frente a Nigeria, Agüero pidió el cambio a los 32 minutos y encendió una luz de alarma. Las horas previas a la exposición que brindó la cabeza del cuerpo médico de la Selección, ayer por la tarde en Cidade do Galo, el predio donde la delegación nacional tiene su bunker, fueron de pura especulación. Que “se pierde el resto del Mundial”, que está “todo roto”, que sufrió “un desgarro importante”, que “la cara del Kun lo decía todo”, en fin. Según lo confirmó el médico del equipo, Daniel Martínez, lo que el delantero del Manchester City sufrió frente a los nigerianos es “una lesión de grado uno en el bíceps femoral de la pierna izquierda”, y debido a la recuperación se estima que “se perderá al menos el partido con Suiza”, por los octavos de final del Mundial Brasil 2014.

La exposición de Martínez llamó un poco la atención. El médico se valió de imágenes para explicar la lesión y en todo momento se cuidó de hablar de “desgarro” o “distensión”, pero al mismo tiempo evitó establecer plazos concretos de recuperación. “Obviamente que para el próximo partido no lo consideramos y, en adelante, dependerá de que Argentina siga participando en el Campeonato del Mundo”, dijo. Y luego explicó que una lesión “grado uno quiere decir que es menor dentro de las lesiones musculares”.

Para terminar, el médico abundó en detalles de la tecnología con la que cuenta el plantel para determinar las posibles lesiones. “Tenemos un equipo ecógrafo portátil, también un ecógrafo de pie, un aparato de resonancia nuclear magnética y todo un conjunto de kinesiólogos a disposición de Sergio para que su recuperación, que ya comenzó (el mismo miércoles), se desarrolle de la mejor manera”, explicó el médico, que tras dar a conocer su informe no aceptó preguntas de los periodistas acreditados en el predio del Atlético Mineiro.

De lo que aquí se está evitando hablar es que esta última lesión de Agüero es la quinta que el jugador sufrió desde fines del año pasado hasta hoy. La racha adversa arrancó con un desgarro en el gemelo derecho en la goleada de su equipo por 6-3 frente al Arsenal, en un partido de la Premier League; siguió con otra ruptura fibrilar en el isquiotibial derecho en la goleada ante Tottenham Hotspur por 5-1 (tuvo que parar 30 días); luego volvió a sufrir un desgarro en el muslo cuando Manchester se enfrentó con Barcelona por la Champions League, y se resintió de una lesión en el aductor izquierdo en otro partido de la liga que Manchester City ganó por 3-2 ante Everton.

Si se tienen en cuenta estos antecedentes, sería improbable que Agüero vuelva a jugar un partido en este Mundial de Brasil, al que en caso de llegar a la final le quedan unos escasos quince días para recuperarse y ni hablar de que volverá a sufrir la falta de ritmo.

Pero esta situación termina de abrirle un camino a Sabella que evita explorar. Puede suplantar a Agüero con Ezequiel Lavezzi, que tan bien entró frente a Nigeria y que, además de desequilibrar con su potencia, hizo un buen trabajo para intentar recuperar la pelota más arriba, algo que la Selección necesita y el propio Mascherano pide a gritos dentro del campo de juego. La otra alternativa es sumar un volante por derecha para reforzar el lugar de Gago, que es otro de los que están bajos en el equipo y que por momentos parece caminar la cancha.

Sabella es consciente de que en cada uno de los partidos que la Selección logre tener por delante no habrá lugar para ensayos ni para errores; tiene unos días más para pasar el trago y tomar la decisión. También tiene la certeza –aunque no lo admita, y jamás lo haga públicamente– de que si Agüero vuelve a jugar un partido en este Mundial, sería por un milagro. Eso sí: la Selección no necesita ayuda celestial ni nada que se le parezca; para eso lo tiene a Lionel Messi, a quien sólo hay que rodearlo bien.

Compartir: 

Twitter
 

Brasil2014
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.