DEPORTES › DERROTO 3-1 A INDEPENDIENTE, CON GOLES DE NOIR Y ROGER Y LAUTARO MARTINEZ

Racing se adueñó de Avellaneda

El equipo de Facundo Sava hizo la diferencia a partir de los pases punzantes del paraguayo Oscar Romero y la contundencia de sus delanteros. El Rojo volvió a jugar el clásico en desventaja numérica por la expulsión del Torito Rodríguez.

Con un equipo con mayoría de jugadores que su técnico considera suplentes, Racing derrotó anoche 3-1 a Independiente en Mar del Plata, quedándose con la Copa Ciudad de Avellaneda.

El comienzo mostró a Independiente tratando de asegurar el destino de la pelota. Así consiguió prevalecer en el trámite y empezó a construir acciones ofensivas. La más clara en esos primeros minutos fue un desborde de Benítez ante el debutante Schmidt. Superado el defensor, el juvenil mandó el centro al área chica, pero los defensores despejaron la pelota, que le quedó a Cristian Rodríguez, cuyo remate fue enviado por encima del travesaño por Saja. El arquero volvió a salvar su arco cinco minutos después, al cortar un pase magistral de Cebolla Rodríguez para Lucero.

Mientras, el equipo de Sava apostaba al esfuerzo para recuperar la pelota y a los destellos de Romero para fabricar situaciones frente a Rodríguez, como aquella que desperdició Pereyra ante el uno del Rojo tras la muy buena habilitación del paraguayo. Se jugaban 16 minutos.

Los minutos pasaban y cada uno se mantenía en su planteo hasta que se produjo la expulsión del Torito Rodríguez por una fuerte falta a Camacho, a los 22 minutos. Once contra diez creció Racing, que pudo ponerse en ventaja a los 26 minutos, cuando el Ruso Rodríguez tapó un cabezazo a quemarropa de Camacho. No obstante la desventaja numérica, el equipo de Pellegrino creaba situaciones a partir de la jerarquía individual de Benítez, Cebolla Rodríguez, Aquino y Méndez y las buenas subidas de Tagliafico. Con estos elementos, Independiente emparejó el dominio.

En el inicio del complemento, el Rojo siguió imponiendo el ritmo. Así creó una inmejorable ocasión, cuando Cebolla Rodríguez habilitó a Lucero, quien definió débil ante Saja. Racing abusaba de los pelotazos. Pero apareció en escena Romero, el jugador distinto de la Academia. El paraguayo la recibió sobre la derecha y cruzó la cancha hasta que a la altura de la medialuna sacó un pase perfecto para Noir, a las espaldas de Toledo. El ex Banfield marcó el 1-0 definiendo por arriba de la cabeza del Ruso Rodríguez.

En desventaja, el Rojo fue a buscar el empate, que llegó a los 69 minutos, cuando Lucero conectó dentro del área chica un centro de Toledo. Pero la igualdad duró poco, porque otra vez apareció Romero, a los 75 minutos, con un pase a las espaldas de los centrales de Independiente que no pudieron despejar y dejaron solo al ingresado Lautaro Martínez ante Rodríguez. Gol y 2-1. A los dos minutos, en otro contragolpe, el equipo de Sava se puso 3-1, a través de Roger Martínez. Con el partido definido, sólo quedó esperar el final.

Compartir: 

Twitter
 

El paraguayo Oscar Romero fue el gestor de la mayoría de las acciones ofensivas de Racing.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.