DEPORTES › VENCIO 1-0 A INDEPENDIENTE CON POBREZA DE ARGUMENTOS FUTBOLISTICOS

River gana y se aleja, pero no convence

Tras la victoria en el Monumental, sigue llevándole tres puntos a Gimnasia y le sacó seis a Racing, pero el rendimiento está lejos de tener la contundencia de los números. “No jugamos bien”, admitió Ramón Díaz.

 Por Adrián De Benedictis

River volvió a dar un paso más en su camino hacia el éxito postergado, pero entregó demasiados interrogantes como para certificar que todo será sencillo de aquí hasta el final del recorrido. Después de dos pálidas actuaciones como local, donde ni siquiera llegó a convertir goles ante los equipos que vienen de la B Nacional, River volvía a presentarse en su estadio con el objetivo de cambiar aquellas imágenes deslucidas. Curiosamente, ayer ante Independiente tampoco logró romper esa racha negativa, porque el tanto del triunfo fue marcado por el defensor de Independiente José Luis Zelaye, en su propio arco. Pero más allá de la victoria, lo más preocupante para River fueron los argumentos que utilizó para mantenerse en soledad en la cima de la tabla.
“Lo único bueno de hoy (ayer) fue el resultado. No jugamos bien y la gente no está acostumbrada a ver este fútbol”, remarcó el técnico de River, Ramón Díaz, luego del encuentro. Tenía razón. Como el único grito se produjo a los diez minutos, luego de que Zelaye cabeceara la pelota por arriba de Sala cuando intentó despejar un centro de Ortega, rápidamente River tomó una actitud conservadora. En consecuencia, Independiente comenzó a salir de su campo para intentar revertir otro resultado adverso, el cuarto consecutivo. El equipo que busca un título después de tres subcampeonatos seguidos, y que todavía no conoce la derrota en este campeonato, dejó que Independiente tomara el protagonismo del juego. De esa manera, entre Guiñazú e Insúa se las arreglaron para complicar a los defensores locales.
Primero Garcé llegó justo al cruce cuando Insúa se preparaba para definir ante Comizzo, y después Lequi casi convierte también en su propio arco, luego de otra buena jugada de Insúa. Hasta ese momento, River sólo se había acercado con dos apariciones de Cavenaghi: un derechazo y un cabezazo que se fueron al lado del palo.
En el segundo tiempo, Independiente siguió con la misma actitud y River continuó retrasándose para quedar bien cerca de Comizzo. Sobre todo, con los ingresos de Cuba y Franco, el equipo de Avellaneda fue más incisivo en los últimos metros. Así, Comizzo tapó un remate de Guiñazú, otro de Bustos, y un tercero de Vuoso. En el medio, Sala le ganó el duelo a Ortega –que fue reemplazado por una contractura–, en el contraataque más claro de River. Para colmo, el ingreso de Franco (defensor) por Cavenaghi (delantero), hizo que el equipo se replegara aún más.
El conjunto visitante (“si quieren que me vaya, me van a tener que echar”, señaló el entrenador Néstor Clausen), seguía buscando e Insúa volvió a tener otra chance luego de una buena combinación con Franco. Pero la más clara iba a suceder a los 41 minutos: Vuoso, solo, con Comizzo en el piso, le pegó cruzado afuera. En tiempo de descuento, Cuba cabeceó al lado del palo después de una mala salida de Comizzo.
Con esas escenas finalizaba el partido. El gran candidato en este torneo defendiendo tres nuevos puntos, e Independiente evidenciando que el máximo pretendiente también puede ser vulnerado.

Compartir: 

Twitter
 

Los jugadores de River saludan al retirarse del Monumental con una victoria que ratifica su liderazgo.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.