DEPORTES

Falleció Jesús Gil y Gil, el dirigente más polémico del fútbol mundial

El histórico presidente del Atlético de Madrid murió ayer tras seis días de agonía. La historia de un personaje controversial.

Tras haber estado internado durante seis días debido a un accidente cerebrovascular, el ex alcalde de Marbella y ex presidente del Atlético de Madrid Jesús Gil y Gil falleció ayer en Madrid. El polémico dirigente, accionista mayoritario del club “colchonero”, sufrió el pasado domingo el ataque cuando se encontraba en su casa de Valdeolivas.
Polémico y peculiar, Gil y Gil se caracterizó por su verborragia y sus declaraciones ofensivas, ya que nunca se calló sus pensamientos. Eso lo llevó a innumerables conflictos con jugadores, entrenadores y otros dirigentes. Gil y Gil había nacido en Soria, Numancia, el 11 de marzo de 1933 y desde muy joven mostró su pasión por el fútbol, llegando a jugar de defensor central en un equipo aficionado. Allí trabó amistad con el ex presidente del Atlético de Madrid, Vicente Calderón, cuyo nombre lleva el estadio de Manzanares, y quien fue el que lo inició en su carrera dirigencial. En 1987, el polémico empresario dedicado al negocio de la construcción fue elegido presidente de la entidad madrileña. Cinco años más tarde, la familia Gil y Gil y Enrique Cerezo se convirtieron en los máximos accionistas del club.
Durante la temporada 1999-2000 el club fue sometido a una administración judicial, que derivó en la intervención. Tras muchos problemas derivados de esta situación, el Atlético descendió a Segunda División por primera vez desde 1936 y permaneció dos temporadas en esa categoría. En el 2002, Gil y Gil estuvo preso varios meses por los presuntos delitos de malversación de caudales públicos y falsedad documental, durante su permanencia al frente de la alcaldía de Marbella. Para acceder a ese sitio, había fundado el GIL (Grupo Independiente Liberal), partido que disolvió cuando consideró que “la política está llena de porquerías”.
El caso que llevó a Gil y Gil a prisión se llamó “de las camisetas”, pues se lo acusó de desviar fondos del Ayuntamiento para ser sponsor de la camiseta del Atlético. Ese año también, una sentencia firme del Tribunal Supremo lo inhabilitó para el ejercicio de cargos públicos. El 14 de febrero de 2003, el dirigente, su hijo, Miguel Angel Gil Marín, y Enrique Cerezo Torres fueron condenados por apropiación indebida de las acciones del Atlético de Madrid y también por estafar al club.
Gil y Gil ya había estado también preso en junio de 1969, cuando el por entonces empresario inmobiliario fue encarcelado tras el derrumbe de una construcción en su complejo residencial de Los Angeles de San Rafael. En el accidente murieron 58 personas, y al constructor soriano se lo acusó de imprudencia temeraria. Sin embargo, Gil y Gil salió en libertad en 1972 tras haber sido indultado por el dictador Francisco Franco.
Otro escándalo se produjo en 1999, cuando el juez Manuel García Castellón ordenó la destitución de todo el consejo de administración del Atlético de Madrid. El juez argumentó que existían indicios de que entre 1992 y 1997 Gil y Gil y el resto de querellados se apropiaron de unos 17 millones de dólares. La maniobra realizada fue cederle al club los derechos económicos de cuatro “cracks”, de los cuales tres ni siquiera eran futbolistas. Una mancha que terminó de sacarlo del club, pero que igualmente no imposibilitó que siguiera influyendo en el Atlético hasta el día de su muerte.

Compartir: 

Twitter
 

Gil y Gil, un dirigente que nunca le escapó a la polémica.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.