DEPORTES › LA SORPRESIVA ESCASA PERFORMANCE DE LOS ITALIANOS EN MALASIA

El rojo de Ferrari destiñó demasiado

 Por Pablo Vignone

La pálida performance de las Ferrari en el Grand Prix de Malasia de Fórmula 1 sorprendió a los fanáticos, especialmente después del fantástico arranque de campeonato que la escudería había tenido en Australia. Sin embargo, una serie de circunstancias parece explicar la repentina debacle de los coches italianos.

Con la misma Ferrari con la que había marcado un record de vuelta un segundo más rápido que los McLaren en Melbourne, Kimi Raikkonen no pudo, en cambio, hacerles frente a los coches ingleses en Sepang: su mejor tiempo en carrera fue, esta vez, medio segundo más lento que el record de vuelta de Lewis Hamilton. La diferencia se entiende rápidamente: el motor V8 del finés estaba herido desde la apertura australiana, y Raikkonen lo cuidó para evitar roturas, usando solamente 17 mil de las 19 mil rpm permitidas. Hamilton marcó el mejor tiempo de la carrera en el giro 22, dos vueltas después de haberse detenido (y con, por lo menos, 55 litros de combustible en el tanque), mientras que Raikkonen marcó el suyo en el giro 40, una vuelta antes de detenerse, y con el tanque casi vacío.

Sorprendió también que Fernando Alonso picara en punta partiendo desde el sector de la pista menos engomado (aunque una tormenta en la noche previa al GP lavó bastante el asfalto) y con un coche que, se advirtió luego tras las paradas, tenía al menos tres litros más de combustible que la Ferrari de Felipe Massa y era, por lo tanto, más pesado. Incluso el McLaren de Hamilton, más pesado que el de su coequiper, pudo superar a las Ferrari. ¿Es que Alonso se llevó de Renault a su nuevo equipo secretos sobre el sistema de control de tracción en la largada que tanto disfrutó en los últimos años en el equipo anglofrancés, sistema que es el mejor de la categoría?

Estudiando los tiempos de clasificación de Malasia y teniendo en cuenta la diferencia de peso entre los coches, a consecuencia de la diferente carga de combustible con que tomaron parte de la clasificación, las Ferrari y los McLaren aparecen bastante nivelados. En Sepang, después de la polvareda que levantó en Melbourne el sistema de piso flexible que presuntamente le daban una ventaja diferencial tanto a Ferrari como a BMW, la FIA instrumentó un nuevo sistema para medir la rigidez del piso. Los italianos cambiaron el resorte que volvía el piso a su posición original por un taco de goma.

Otra posibilidad es que sea real el rumor acerca de los problemas que tiene Ferrari para refrigerar sus motores, dificultades producidas por la necesidad de estilizar en exceso sus pontones para mejorar el efecto suelo en la zona trasera, lo que llevó a acomodar los radiadores en forma más horizontal, por lo que no enfriarían tanto como en la anterior F248. El GP de Malasia se disputó con una temperatura ambiente de 34º y casi 60º en el asfalto.

El domingo se disputará la tercera fecha del torneo en Sakhir, el Grand Prix de Bahrein. En esa pista, las Ferrari dominaron los entrenamientos de la última semana previa al inicio del torneo. Con motores frescos, pueden recuperar la primacía en la F-1, teniendo en cuenta además que en el desierto bahrainí el calor es más seco que en Malasia, y la temperatura sufre grandes variaciones entre el día y la noche. Las curvas del circuito favorecen también la mayor distancia entre ejes de la Ferrari con respecto a los McLaren.

Compartir: 

Twitter
 

Los McLaren (por adentro) superaron a las Ferrari.
 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.