EL MUNDO › DECENAS DE MILES DE CHIITAS PROTESTARON CAMINO A LA CIUDAD DE NAJAF

Masiva marcha anti-tropas en Irak

 Por Andrew Buncombe *

Desde Washington

Decenas de miles de manifestantes pacíficos marcharon a la ciudad santa de Najaf, haciendo flamear banderas iraquíes y pidiendo que las fuerzas de Estados Unidos abandonen Irak. Era el cuarto aniversario de la caída de Bagdad. Con la seguridad intensificada en todo el país y una prohibición por 24 horas para la circulación de automóviles en Bagdad y Najaf, los manifestantes respondieron al llamado del clérigo chiíta Muqtada al Sadr, que les pidió a sus milicias que aumentaran los esfuerzos para obligar la salida de EE.UU.

El ejército estadounidense destacó la naturaleza pacífica de la manifestación y dijo que era en sí misma una señal de lo que se había progresado durante los últimos cuatro años. Pero otros informes siembran serias dudas sobre si la política del presidente George Bush está funcionando en Irak que, después de cuatro años, ha costado la vida de 3275 soldados estadounidenses, 141 soldados británicos y quizá 655 mil iraquíes. Ayer se informó que siete meses después de que Bush anunciara su plan de escalada de fuerzas, destinado a controlar la violencia en Bagdad, el porcentaje de muertes estadounidenses en la capital se ha duplicado.

El New York Times dijo que, aunque hubo algunas mejoras –una reducción en el número de víctimas diarias de los escuadrones de la muerte y un aumento en la estabilidad en algunas partes de la capital–, el porcentaje total de muertes iraquíes no se ha reducido. Al mismo tiempo, las autoridades no logran encarar algunos de los temas más acuciantes del país, como la autonomía regional y la división de poderes entre los chiítas y los sunnitas.

En Najaf, a 160 kilómetros de Bagdad, los manifestantes cubrieron ayer la ruta entre la ciudad y la vecina Kufa, llenando el área desde la capital y las ciudades chiítas y ciudades del sur. Llegaban de a miles al centro de Najaf para una manifestación. Al Sadr no estaba presente en la manifestación, habiéndose mantenido a la sombra desde la ofensiva en Bagdad. El ejército estadounidense ha dicho que cree que está actualmente en Irán, aunque sus partidarios niegan esto y dicen que todavía está viviendo en Irak.

Hablando contra el telón de fondo de una bandera iraquí, un alto partidario de Al Sadr, el clérigo Abdelhadi al Mohammadawi, les pidió a las fuerzas estadounidenses que se fueran. Su discurso fue interrumpido por los cánticos de “Váyanse, váyanse ocupantes” y “No, no, a la ocupación”. “Pedimos que se vayan las fuerzas ocupantes y la retirada del último soldado estadounidense y también rechazamos la existencia de cualquier tipo de base militar”, dijo.

Hace cuatro años, el mundo observó cómo un pequeño grupo de iraquíes –ayudados por las fuerzas estadounidenses– tiraban al suelo una estatua de Saddam Hussein de seis metros de altura en la plaza Firdous, en el centro de Bagdad. Además del vasto número de muertes, los siguientes cuatro años han visto una aguda caída del apoyo público de Occidente a la guerra, siendo uno de los motivos principales el que no hayan existido las armas de destrucción masiva citadas por Bush y Blair.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.