DEPORTES › DESDE EL APERTURA, TODOS LOS PARTIDOS IRAN TELEVISADOS POR CABLE O CODIFICADOS

Gran Hermano ve Fútbol de Primera

El acuerdo forma parte del nuevo contrato que la AFA firmará por un incremento en el dinero que recibe por los derechos de TV.

 Por Pablo Vignone y Emanuel Respighi

Gran Hermano se apropió del fútbol de Primera: a partir del próximo torneo Apertura, en la segunda mitad de 2007, todos los partidos del certamen serán televisados, como parte de un nuevo acuerdo entre la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y las empresas que poseen los derechos televisivos, para ajustar el cachet que el fútbol recibe de la TV. La fecha seguirá jugándose entre viernes (dos partidos), sábado (cuatro) y domingo (cuatro), los encuentros se repartirán en partes iguales entre el sistema de cable y el codificado y se descartó la idea de que Boca y River jueguen todos los domingos a las 16 para la TV codificada, manteniéndose el esquema actual: uno codificado y otro, a continuación, por cable.

La clave del nuevo esquema es el reparto de una cifra superior a la que la AFA viene percibiendo: de los 120 millones de pesos que recibe ahora a los 300 millones que pretendía la entidad que preside Julio Grondona, el acuerdo prevé una cifra más cercana a la primera que a la segunda: 180 millones de pesos anuales. En caso de que la AFA acepte la propuesta, 150 millones (el 83,3 por ciento) irían a parar a las tesorerías de los clubes de Primera, 20 (11,1) a la B Nacional y 10 a la B Metropolitana (5,6).

Televisión Satelital Codificada (TSC) y Trisa (Tele Red Imagen SA), las compañías del grupo Clarín que tienen los derechos televisivos del fútbol de Primera, pretenden a cambio concretar la vieja aspiración de Carlos Avila, el fundador de Torneos y Competencias, de televisar todo el fútbol de Primera: transmitir cinco partidos por el abono básico de la TV por cable (TyC Sports) y los restantes cinco por sistema codificado (TyC Max), eliminando con este cronograma el partido que iba por TV abierta a través de la pantalla de América los viernes a las 21.10, probablemente debido a que Avila dejó de tener parte del paquete accionario del canal (le vendió su participación a Francisco de Narváez).

Los viernes se mantendrá la transmisión de dos partidos, a las 19 y a las 21 (uno por TyC Sports, otro por TyC Max). Los sábados, en cambio, se pasaría de los dos encuentros a cuatro: dos a las 16.10 (uno por el abono básico y el otro codificado), uno a las 18.30 (codificado) y un cuarto a las 21.10 (TyC Sports como hasta ahora).

Para los domingos, habría dos partidos a las 14 (uno por cada sistema, el codificado incluiría a San Lorenzo, Racing o Independiente), manteniéndose el clásico del domingo a las 16.10 (codificado como hasta ahora, con Boca o River, el que sea local en esa fecha) y el cotejo que cerrará la fecha a las 18.30 (abono básico con el otro súper-grande).

El acuerdo no está cerrado porque el dinero sigue estando en discusión. Es que si se toma en cuenta la devaluación que sufrió el peso desde 1991, año en que se firmó el contrato original, y el incremento en la oferta de partidos televisados que engloba al nuevo contrato, más que un avance en la relación comercial se estaría dando un paso atrás, debido a que los clubes pasarían a percibir por más partidos para la TV menos dólares que en el original (de los 92 millones de entonces pasarían a recibir alrededor de 60), cuando el pedido original de la AFA, los 300 millones de pesos, representan algo más de 90 millones de dólares.

Una fuente de la AFA informó a Página/12 que en caso de que la explotación de los derechos de televisación superen el piso de 180 millones de pesos anuales, la AFA recibirá un 50 por ciento de la facturación restante. Pero para ello deberían implementarse auditorías a los libros contables de Trisa y TSC, con la dificultad económica y práctica que ese control le representaría a la AFA.

El contrato que une a la AFA con TSC desde 1992 vence en 2014, pero el mismo posee una cláusula en la que se estipula que en junio de 2007 se deben renegociar los términos del vínculo, en función de los vaivenes económicos del país y del desarrollo del negocio futbolístico televisivo. Pero otra versión indica que parte del acuerdo depende también de que la AFA quiera comenzar a discutir la prolongación del contrato hasta el 2029.

El acuerdo pretende también cerrar la brecha existente entre la AFA y los poseedores de los derechos televisivos del fútbol, que se agrandó desde la salida de Avila de TyC y, de paso, cortarles el paso a los españoles de Santa Mónica Sports, la empresa que compró Puntogol, la firma que controla el marketing de la AFA y que en diciembre amagó con ofertar una suma sideral por esos derechos televisivos.

Compartir: 

Twitter
 

Todos los partidos de Primera podrán seguirse por televisión desde el Apertura.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.