DEPORTES › SOLO CUATRO CASOS EN LOS 20 EQUIPOS DE PRIMERA

Los técnicos del riñón dan amor visceral pero no éxitos

La leyenda dice que los hinchas los bancan más tiempo. Pero eso no siempre se cumple. Tampoco es cierto que tengan más resultados que los otros.

“Necesitamos alguien que conozca el vestuario, que sea ‘del riñón’.” La frase puede ser rubricada por cualquier dirigente del fútbol argentino movido por la búsqueda de un director técnico para su equipo. Pero lo cierto es que en los últimos años, esta premisa, que se pone en funcionamiento generalmente cuando un club atraviesa una situación deportiva extrema, no es condición necesaria para la obtención de campeonatos. Desde el Boca de Carlos Bianchi, pasando por el Racing de Reinaldo Merlo, el San Lorenzo de Manuel Pellegrini o el Independiente de Américo Gallego, y llegando al Boca de Alfio Basile, el Estudiantes de Diego Simeone o el San Lorenzo de Ramón Díaz, por mencionar a los últimos campeones, la ecuación que enuncia que con un entrenador conocedor de la institución es más factible conseguir resultados parece no ser tan exitosa. Sólo cuatro de los 20 equipos que jugarán el Apertura 2007, que arranca el viernes, cumplen esa premisa: River (Daniel Passarella), Racing (Gustavo Costas), Huracán (Antonio Mohamed) y Lanús (Ramón Cabrero).

“En mi época uno dirigía al club donde jugaba, para empezar. Uno hacía toda su carrera por ejemplo en Estudiantes y después comenzaba como entrenador, a hacer experiencia, en ese club. Y es una ventaja muy grande porque ya sabés cómo es el clima, los hinchas, los periodistas partidarios, los empleados. Es mucho más fácil”, opinó Carlos Bilardo, que fuera jugador de Estudiantes entre 1965 y 1970, y lo dirigió entre 1971 y 1976 y en 2003.

Jorge Burruchaga, su discípulo en la Selección, no coincide del todo. “El concepto de que tenés más tiempo porque sos del club es un verso. Hoy, la gente lamentablemente no tiene memoria, no piensa en nada. Se expresa de la manera que siente y según los resultados. Así se vive el fútbol en Argentina”, aseguró Burruchaga, jugador de Independiente en los períodos 1982-1985 y 1995-1998, y que dirigió al club desde junio de 2006 hasta abril de 2007, cuando renunció a causa de los malos resultados. En su reemplazo asumió Miguel Angel Santoro, también identificado con el club, pero el ex arquero prefirió regresar a la seguridad de su puesto de entrenador de inferiores, al término del torneo, antes que continuar arriesgándose en el cargo a quedarse sin trabajo.

“Es cierto que al principio tenés otro crédito porque ya conocés la institución. Pero ahora en el fútbol sólo sirve ganar. Hay muchas cuestiones políticas en el medio”, dijo Gorosito, jugador de San Lorenzo en tres períodos (1988-1989, 1992-1993 y 1996-1998) y director técnico del equipo durante diez meses, entre julio de 2003 hasta mayo de 2004, cuando se fue resistido por los hinchas.

“Hay que saber separar la historia de uno como jugador y la historia de uno como técnico –opina Patricio Hernández–. Es la ley de la vida. Si te va mal, la gente se olvida rápido lo que le diste al club.” Hernández, futbolista de Estudiantes desde 1974 hasta 1981, fue entrenador en la temporada 1998-1999.

Según Juan Manuel Llop, ex jugador y ex técnico de Newell’s, “si fuiste referente de una institución como jugador existe cierto cariño con la gente y tenés más tolerancia. Es diferente dirigir al club en el que jugaste, no sé si es una ventaja o una desventaja, pero es diferente”, manifestó quien jugara en el equipo rojinegro en los períodos 1981-1984 y 1985-1994, y fue su técnico desde julio de 2001 hasta febrero de 2002: arrancó el Clausura ’02 perdiendo contra Banfield, criticaron y decidió alejarse.

Fernando Quiroz ve los pros y los contras de la situación: “Al principio se ahorra un poco de tiempo, porque te conocen todos –asegura–. Pero después sos igual que cualquiera. Lamentablemente en el fútbol de hoy sólo sirve el que gana”, sostuvo Quiroz, quien dividió la mayor parte de su carrera como futbolista entre Huracán (1990-1993) y Racing (1993-1999) y retornó como entrenador al Globo en 2003 y a la Academia en 2005. Ahora, cada vez que pisa el estadio de Parque de los Patricios es ruidosamente silbado.

Producción: Mariano Verrina.

Compartir: 

Twitter
 

Gustavo Costas, mascota, jugador y ahora técnico en Racing.
 
DEPORTES
 indice
  • SOLO CUATRO CASOS EN LOS 20 EQUIPOS DE PRIMERA
    Los técnicos del riñón dan amor visceral pero no éxitos
  • EL ASTRO VOLVIO A EXPRESAR SU DESEO DE DIRIGIR AL EQUIPO
    Plan Maradona para la Selección

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.