DEPORTES › EL CHAPULIN, DT DE VASCO DA GAMA

Romario pierde pelo pero no las mañas

El crack brasileño, que puede ser penado por doping por tomar un medicamento contra la calvicie, será jugador y entrenador.

 Por Diana Renee
desde Rio de Janeiro

La decisión de Vasco da Gama de designar a Romario como entrenador precisamente en momentos que el “artillero de los mil goles” enfrenta una acusación de doping por primera vez en su larga carrera divide opiniones en Brasil. Para muchos analistas, el fichaje representa una estrategia del presidente del club carioca, Eurico Miranda, de preservar a su máximo astro, quien el 18 de diciembre podría ser suspendido hasta por un año, en el caso de que sea hallado culpable en el caso de doping por finasterida, una sustancia prohibida utilizada en medicamentos contra la calvicie.

Si es efectivamente una estrategia, está claramente condenada al fracaso, ya que el código brasileño de justicia deportiva afirma que un jugador suspendido por doping no podrá actuar en ninguna función, ni siquiera en la de técnico: “El Vasco corre el riesgo de quedarse sin jugador y sin entrenador”, advirtió el diario O Globo. También está en debate la misma calificación de Romario para actuar en una función en la que fue probado una sola vez, el 25 de octubre, cuando dirigió al Vasco da Gama en la victoria por 1-0 sobre el América de México, en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa Sudamericana. Pese al triunfo y a que el desempeño del Vasco fue elogiado por la prensa deportiva, el equipo carioca no logró clasificarse a las semifinales del torneo continental.

En esa oportunidad, Romario había afirmado que había “un 99 por ciento de posibilidades” de que esa fuese su primera y última experiencia como entrenador, una función que exige disciplina y disposición para despertarse temprano a la mañana, algo que a Romario nunca le gustó. “Con Romario como técnico, sólo habrá prácticas por la tarde”, bromeó el ex delantero Bebeto, quien conformó con Romario el “dúo diabólico” en la victoriosa campaña de Brasil en el Mundial de Estados Unidos 1994.

Otro compañero del Baxinho en Estados Unidos 1994, el hoy técnico de la selección brasileña, Dunga, forma parte del grupo que confía en que, en la función de técnico, Romario brillará tanto como en las canchas, en una exitosa carrera que aún no ha terminado, ya que el delantero espera actuar al menos a lo largo del primer semestre de 2008. “Ustedes se sorprenderán con el desempeño de Romario. Es muy competitivo y, cuando se plantea un desafío, va hasta el final para lograr alcanzar el éxito”, pronosticó Dunga.

No todos están de acuerdo con el entrenador del Scratch. En un comentario publicado en el portal Folha Online, el analista deportivo Eduardo Vieira da Costa opinó que la idea de Miranda de convertir al goleador en técnico puede marcar el inicio de un desenlace “melancólico” para una carrera victoriosa. Vieira da Costa recordó que, tras el Mundial de 1994, Romario llegó a anunciar su decisión de “colgar los botines”. “Ya no tengo más ganas”, argumentó. No lo hizo, y desde ese entonces no cesó de fijarse nuevos objetivos para mantenerse activo y superar decepciones como las de no poder disputar los Mundiales de 1998 y 2002.

El último de ellos fue el de anotar el que, por sus cuentas, sería el gol mil de su carrera, pese a que sus estadísticas son cuestionadas por varios expertos en el fútbol. Lo logró el 20 de mayo de este año, al convertir un penal para el Vasco da Gama en el partido contra el Sport Recife, válido por la Copa de Brasil. Luego sufrió una lesión que lo obligó a realizarse una cirugía en el tobillo derecho y anunció que jugaría “tres o cuatro partidos más” y abandonaría las canchas antes de que terminara 2007.

Pero luego volvió a cambiar de idea y, en vísperas de cumplir en enero 42 años, quiere seguir jugando por el Vasco al menos la Copa Guanabara –la primera ronda del campeonato estadual de Río–, en el primer semestre de 2008. Sólo podrá hacerlo si resulta absuelto en el proceso por doping que será juzgado el 18 de diciembre, según los pronósticos del Superior Tribunal de Justicia Deportiva. Aun cuando logre éxito, Romario será en 2008 –tal como recordó Vieira da Silva– todo lo que descartó en el pasado: técnico de fútbol y jugador activo a los 42 años. “Es histórico, formará parte de todos los almanaques del fútbol... Pero para el Vasco no parece ser un buen negocio tener a Romario ni como jugador ni como técnico”, afirmó el comentarista.

Compartir: 

Twitter
 

Romario y la pelota. En Brasil se discute si podrá ser un buen técnico.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.