DEPORTES › OPINIóN

Viejos conceptos que siguen viniendo de España

 Por Gustavo Veiga

La Súper Liga viene con la marca en el orillo de un súper abogado español: Javier Tebas Medrano, franquista nostálgico del generalísimo, un personaje a tono con los tiempos de derechas latinoamericanas en expansión. No es casual su presencia en la Argentina, ni tampoco la apertura de su empresa Tebas Lawsport en Buenos Aires. En 1998 aconsejó a Marcelo Tinelli en la compra del club Badajoz, en el que pasó de una asesoría jurídica a conducirlo cuando lo abandonó el vicepresidente de San Lorenzo en el 2000. Con el personaje televisivo tiene otra cosa en común: una de sus quince empresas en España se llama Ideas del Sur Producciones SL, que explota servicios de publicidad por cuenta propia. El mismo nombre de la que fundó el creador de Bailando por un sueño y que después le vendió a Cristóbal López.

Los intereses españoles siempre revolotearon sobre el fútbol argentino. En el pasado llegaron con propósitos parecidos: quedarse con una porción de la torta o la torta completa. El grupo Inmark con Romeo Cotorruelo Menta en los 90 (quien hoy está al frente de Santa Mónica, que posee varios derechos de la AFA) y después Angel Villar, el presidente de la Real Federación Española, un amigo de la casa o de su ex dueño, el fallecido Julio Grondona.

Tebas vino al país a bajarle línea a una dirigencia tan desprestigiada como díscola. Todo indica que lo invitó Daniel Angelici, el presidente de Boca, el hombre que quiere encaminar el fútbol hacia una privatización encubierta en esta primera etapa. No debe soslayarse que, además de abogado, el español es un dirigente muy poderoso. En 2003 fue elegido como representante del G30, un grupo que reúne a los 30 clubes de Primera y Segunda División para que negociara sus derechos audiovisuales. Desde abril de 2013 es el presidente de la Liga Profesional.

El franquista llegó de la Madre Patria, un lugar al que no es ajeno –si hablamos de fútbol– el Presidente de la Nación, Mauricio Macri. Cuando era el máximo directivo de Boca hizo varias operaciones con el Badajoz de Tinelli, club al que se lo vinculó a través de testaferros. También ocurrió otro tanto con el Villarreal, donde jugaron Riquelme y Palermo, por mencionar un par de casos.

Macri impulsó como presidente boquense las sociedades anónimas en el fútbol, creó un fondo común de inversión, también la empresa ACE para colocar juveniles en el exterior y privilegió los intereses de sus empresarios amigos sobre los colectivos. Entonces, ¿por qué llamaría la atención ahora que ocurra algo semejante durante su gobierno?

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.