ECONOMíA › EL BANCO CENTRAL REBAJó 0,7 PUNTO EL INTERéS DE LAS LEBACS, HASTA 36,8 POR CIENTO

Sintonía fina en tasas que vuelan

La autoridad monetaria justificó el retoque de las tasas en una supuesta tendencia decreciente de la inflación núcleo, que no computa aumentos de tarifas. La bicicleta financiera reportó ganancias de 10 por ciento en dólares.

 Por Federico Kucher

El Banco Central anunció ayer una baja en la tasa de interés de las Lebacs, que pasó del 37,5 al 36,8 por ciento. La semana pasada ya había descendido desde el pico de 38 por ciento. La autoridad monetaria argumentó que estas rebajas responden a cierta tendencia a la desaceleración de los precios. Afirmó que en abril la inflación núcleo, es decir la que no computa los ajustes de tarifas, subió 2,8 por ciento, la cifra más baja en lo que va del año. Pero la inflación total, teniendo en cuenta los aumentos de servicios regulados y con estacionalidad, trepó al 6,5 por ciento según el gobierno porteño, una cifra que duplica la anotada en marzo. Desde la entidad aseguraron que “se continuará procediendo con cautela” para mantener en forma persistente “la tendencia a la desaceleración de los precios”. El organismo no dio precisiones de cómo planea pagar el enorme pasivo de más de 205 mil millones de pesos generado por la estrategia de absorción con Lebacs ni mencionó la ganancia del 10 por ciento en dólares que consiguieron los bancos en los últimos cuatro meses con la compra de estas letras, la misma rentabilidad que obtenían los capitales especulativos en los noventa pero a lo largo de todo un año.

La estrategia del Central en los últimos meses de aumentar la tasa de interés de las Lebacs en más de 10 puntos porcentuales generó un incremento notable de los pasivos económicos del organismo. En un documento de la autoridad monetaria al que accedió este diario se detallan los números que marcan la tensión. El stock de Lebacs ascendió a comienzos de mayo a 500 mil millones de pesos, cuando era de 300 mil millones a finales del año pasado y de 250 mil millones al cierre de 2014. Esto implica que en un año y cinco meses se duplicó la deuda que el Central tiene principalmente con bancos comerciales del sector privado. Otro de los datos relevantes es que el 53 por ciento de las Lebacs vencen en menos de 35 días y el 83 por ciento en menos de 190. Desde que asumió la gestión de Sturzenegger, el vencimiento promedio de las letras bajó a menos de 50 días, cuando era de 100 días a fines de 2015 y de 150 a inicios del 2014. El resultado es que el Central redujo en unos pocos meses a la mitad el plazo que tiene para pagar esta deuda. El tercer elemento que genera distorsión en las cuentas de la entidad es el costo promedio de las Lebacs, que se ubicó en mayo en un 36 por ciento, cuando era del 28 por ciento a principios de diciembre pasado y de alrededor del 17 por ciento en los primeros meses de 2014. La entidad deberá pagar intereses para renovar el stock de letras por alrededor de 150 mil millones de pesos, en tanto que ya pagó en lo que va del 2016 alrededor de 55 mil millones de pesos.

La presión sobre el déficit cuasifical de la entidad no fue la única consecuencia de la estrategia de política monetaria de Sturzenegger. El aumento de la tasa de interés en pesos con la cotización del dólar prácticamente planchada desde principios de año habilitó el negocio de la bicicleta financiera para bancos y capitales especulativos. Por ejemplo, un banco que colocó Lebacs el 5 de enero a 35 días y las fue renovando en forma sucesiva por cuatro meses hasta el vencimiento de esta semana obtuvo 1141 pesos por cada 1000 pesos invertidos, es decir, el 14,1 por ciento de interés en moneda local. Pero lo más relevante es el rendimiento obtenido en dólares. Al comienzo de la inversión, los 1000 pesos representaban 71 dólares (el tipo de cambio cotizaba en torno a 14 pesos), mientras que esta semana los 1141 pesos conseguidos permiten comprar 79 dólares (con un dólar en torno de 14,5). Esto es una ganancia en moneda extranjera del 10,2 por ciento en cuatro meses, que si se anualiza ubicaría el rendimiento en dólares por encima del 30 por ciento.

El incremento de las ganancias en la actividad especulativa genera dificultades para promocionar la actividad en los establecimientos productivos, que cuentan con una rentabilidad que no compite ni de cerca con los beneficios en moneda extranjera que ofrece el negocio de la bicicleta financiera. “Para encontrar un empresario que quiera ponerse a producir e invertir con estas tasas hay que ser mago”, dijo hace unas semanas el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, graficando con una fórmula sencilla los problemas que empezaron a observarse no sólo en el área metropolitana sino en las economías regionales. En el último informe de la consultora Bein se ofrecieron datos que permiten completar el panorama de incertidumbre en las ramas dedicadas al negocio de la producción. Por caso, la importación de bienes de capital (compra de maquinaria para ampliar la oferta de los establecimientos fabriles) anotó un descenso del 10 por ciento en marzo. En el sector de la construcción, la actividad que primero crece cuando a la economía le va bien y la primera que cae cuando le va mal, se observaron las principales caídas de producción, donde los despachos de cemento medidos en toneladas anotaron mermas de más del 9 por ciento en los primeros meses del año.

Compartir: 

Twitter
 

El Central bajó la tasa a 35 días hasta 36,8 por ciento, desde el 37,5 previo.
Imagen: Rafael Yohai
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.