ECONOMíA › ENTIDADES DE PANADEROS DENUNCIAN “UNA AVALANCHA DE SUBAS QUE NO PODEMOS ABSORBER”

Se amasa un aumento del 25 por ciento

Algunas entidades recomiendan llevar el precio del pan a 40 pesos en los próximos días. La suba de la harina se agrega a la de los servicios. “La tarifa del agua antes no incidía, pero ahora sí.”

El kilo de pan sube esta semana entre un 20 y 25 por ciento en las panaderías de todo el país. En el área metropolitana llegará hasta un valor de 40 pesos. “Tenemos una avalancha de aumentos de todo tipo y hemos tratado de absorber lo más posible, pero el consumidor tiene que entender que si no aumentamos los precios vamos a quedar en el camino”, justificó el presidente de la Federación Industrial Panaderil bonaerense, Emilio Majori. Destacó el impacto de las subas de la luz, el gas, el agua, la harina –insumo básico del sector– y la mano de obra. El Gobierno anunció un acuerdo con 8 mil panaderías para que ofrezcan el pan a 26 pesos, aunque Majori aclaró que todavía no hay nada cerrado y que, si se concreta, será una mínima proporción de la producción, entre el 3 y el 4 por ciento, y el resto del pan estará a 40 pesos.

El incremento del 500 por ciento o más en la electricidad, superior al 300 por ciento en el agua y al 370 por ciento en el gas supone no sólo un golpe para el presupuesto familiar sino también un fuerte impacto en los costos de los pequeños comercios. En la Unión Industrial y en el propio Gobierno calcularon que, si las empresas no pueden trasladar a precios el incremento de costos, quedan en riesgo entre 25 y 35 mil puestos de trabajo en las pymes. La posibilidad de incrementar los precios depende del grado de convalidación de la demanda, o sea, de cómo responden las ventas. En un escenario de caída del salario real e incertidumbre económica, el consumo se desplomó. Ahora le llegó a las panaderías el turno de testear su suerte con las subas.

El anuncio estuvo a cargo de la Federación Industrial Panaderil de Buenos Aires porque esa entidad actúa en los hechos como una guía de precios para todo el país. Por eso, Pedro Kripliansky, titular del Centro de Industriales Panaderos de Bahía Blanca, declaró días atrás que estaba a la espera de la definición que darían sus pares bonaerenses. Allí el pan está entre 25 y 30 pesos y negó que pueda llegar a 40 pesos.

“La semana pasada la harina aumentó el 35 por ciento, el agua este mes vino hasta con 500 por ciento de aumento, el gas el 350 por ciento. Es impresionante. Es un exabrupto, lo comprendo, y me pongo en el lugar de los consumidores. Pero no tenemos más remedio”, indicó Emilio Majori. El tema del agua es particularmente sensible para el sector porque se utiliza en el proceso de producción. “Antes el peso del agua en los costos era nulo, ahora empieza a incidir”, agregó Majori. Los comercios, por lo general, cuentan con medidor de agua. Y si su consumo se incrementó con respecto al año pasado, el aumento que reciben en la boleta de Aysa supera el máximo del 375 por ciento que están recibiendo los usuarios residenciales que no tienen medidor. El empresario Jorge Vitantonio, de la Cámara de Industriales Panaderos, detalló que en las últimas semanas la bolsa de harina pasó de 250 a 350 pesos y que la boleta de gas promedio, de 800 pesos a 4 mil.

Majori dijo que “tenemos que salir a asesorar y sugerimos vender el kilo de pan a 40 pesos porque los costos se fueron muy arriba, lamentablemente. Hemos absorbido parte del aumento, de hecho por ahí la equivocación fue no ir aumentando progresivamente los precios. La necesidad de la suba es urgente si no vamos a quedar en el camino, porque la descapitalización se está produciendo rápidamente. En base a esta situación, se está adhiriendo todo el país al incremento”.

El aumento del pan y las facturas comenzará por unas 4 mil panaderías del sur del Conurbano, dijo Majori, y adelantó que la suba de precios será de un 25 por ciento en promedio. El precio final presenta dispersión entre distintas zona: en el interior bonaerense se pagará entre 28 y 32 pesos el kilo, en el Conurbano, 36 pesos y en la Ciudad de Buenos Aires llegará a 40 pesos. “Hoy se vende a 32 pesos pero la semana que viene sube a 40”, admitieron desde varias panaderías del barrio de Almagro y Boedo. Además, Majori estimó que el precio de la docena de facturas estará entre los 50 y los 75 pesos. “Hace un año atrás, era irreal pensar en estos precios”.

Compartir: 

Twitter
 

“El consumidor tiene que entender que si no aumentamos, quedamos en el camino.”
Imagen: Rafael Yohai
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.