ECONOMíA › MEDIDAS PARA CONTROLAR EL AVANCE IMPORTADO Y EL PROTECCIONISMO EN PAíSES DESARROLADOS

“Los países centrales embarran la cancha”

La ministra de Producción apuntó a que las naciones desarrolladas ponen trabas a las exportaciones argentinas. Giorgi adelantó que se dispondrán salvaguardas y ampliación de las licencias automáticas como respuesta y para proteger la industria local.

El Gobierno no quiere que le embarren la cancha. Con el recrudecimiento de la crisis financiera, los principales países con los que comercia la Argentina elevan sus barreras al ingreso de productos extranjeros y dilatan la operatoria para ganar un poco de tiempo hasta avanzar en una medida concluyente. Frente a eso, la ministra de Producción, Débora Giorgi, presentó ayer los lineamientos del programa integral de defensa de la producción nacional. El paquete contempla salvaguardias, ampliación de las licencias automáticas, reducción en los tiempos que se tardan entre la denuncia y la medida contra casos de dumping y asesoría a las pequeñas y medianas empresas con costo cero para estas últimas. El objetivo es evitar la lluvia de importados. En el caso de línea blanca –heladeras, lavarropas y microondas– es donde mayores denuncias de dumping existen.

“A aquellos países que limiten el ingreso de nuestros productos les daremos igual tratamiento”, aseguró Giorgi durante la presentación del programa que realizó en el microcine del Palacio de Hacienda. Con estas palabras la funcionaria reconocía que existen serias trabas para colocar manufacturas locales en el exterior. “Lo que pasa es que, además de las barreras tradicionales, los países, sobre todo los más desarrollados, dilatan requerimientos y trámites para embarrar la cancha”, explicó a este diario un directivo cercano a la ministra. Para monitorear esas barreras en terceros mercados, se reabrirá el Registro de Barreras a las Exportaciones Argentinas. “Se evaluarán aquellos casos que no puedan llevarse directamente al Consejo de la Organización Mundial de Comercio”, detalló el funcionario.

El punto sobre el que más hincapié hicieron luego de la presentación es el monitoreo de las importaciones. Para ello se ampliará aún más el universo sobre el que se aplican las licencias automáticas. “Es una verificación on line de cada transacción”, aseguró la ministra. “Y por eso, si se quiere, puede ampliarse a todos los productos”, acotaba luego la fuente. Lo que se busca con este tipo de medidas es evitar salirse de la correlación actual entre el consumo y las importaciones. “Si baja el consumo entonces que se refleje en una menor importación y no en una menor venta de empresas locales”, señalan.

Por el lado de las licencias no automáticas –aquellas que se emplean al estudio de casos puntuales–, se hará especial foco en calzados, indumentaria, textiles, neumáticos y televisores, entre otros. Paralelamente se harán reuniones quincenales con las cámaras industriales para monitorear la evolución de las importaciones y sus efectos en el empleo. Se complementará la actual Comisión de Monitoreo Bilateral con una comisión ad hoc de técnicos, que en encuentros mensuales analizará los flujos de comercio e inversión y sus impactos sectoriales.

Tal como anticipara Página/12, el Gobierno sacó también a reducir los tiempos de gestión de los instrumentos de defensa comercial: anti-dumping, anti-subvenciones y salvaguardias. En el caso de denuncia de dumping, la autoridad deberá dar en un plazo no mayor a nueve meses un dictamen final. En tanto, tendrá tres meses para la aplicación de una medida transitoria. En este caso trabaja desde hace varios meses la Secretaría de Industria, cuyo titular, Fernando Fraguío, acompañó ayer a la ministra.

En cooperación con el Ministerio de Trabajo se hará un seguimiento de la evolución de las importaciones vis a vis con el desempeño del mercado laboral y las inversiones. Sobre este punto se trabajará tanto a nivel nacional como provincial. “Hasta el momento existen 40 denuncias de comercio desleal y siete que ingresaron ya con la nueva resolución”, informó Giorgi. La apuesta fuerte que deberá jugar Producción, junto con Industria, es la de dar protección a todos estos casos en los plazos anunciados: una especie de revancha sobre el llamado de atención que la presidenta Cristina Fernández la hiciera anteayer a Giorgi por la no implementación a tiempo de la rebaja en las retenciones. Hoy se tarda entre ocho y nueve meses para una medida preventiva y más de un año y medio para una definitiva.

El plan también contempla la promoción de exportaciones. “En materia de exportaciones, es fundamental que se profundice la inserción en mercados tradicionales y que se abran nuevos”, dijo Giorgi. En este punto, nada nuevo: se intensificará la promoción mediante un trabajo conjunto entre Producción y Cancillería a través de ferias y misiones. Para lo cual se buscará una mayor coordinación entre los gobiernos provinciales y municipales con el nacional y la creación del Consejo Federal de Comercio Exterior (Cofecex).

Giorgi busca además trasladar al plano nacional una experiencia que le dio sus réditos en la provincia de Buenos Aires. Se trata de la asistencia técnica al servicio de la pymes con perfil exportador. Un rediseño del programa PRE. Se establecerán equipos de asesoramiento para provincias y municipios para que capaciten a la firmas en certificación de calidad para exportar. Las empresas no incurrirán en ningún costo durante el primer mes de consultoría, ya que se hará cargo el Gobierno, mientras que en el segundo mes se pagarán los honorarios mitad la pyme y mitad el Estado. “Los técnicos les explicarán cómo hacer su primera exportación”, manifestó una entusiasmada ministra que no pudo mantenerse sentada y se paseó durante la presentación de un lado al otro del estrado.

El paquete completo busca equiparar la pérdida de competitividad que las devaluaciones de los socios comerciales del país llevan adelante y que no es replicada en igual magnitud aquí. Consultada acerca de ese punto, la ministra insistió en que medidas como las anunciadas son de “competitividad sistémica”, con créditos blandos, gasto en infraestructura y defensa del empleo. Sin embargo, los industriales reconocen que sólo estarán contentos con un dólar por encima de los niveles actuales.

Compartir: 

Twitter
 

Débora Giorgi aseguró que “a los países que limiten el ingreso de nuestros productos les daremos igual tratamiento”.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.