ECONOMíA › EL FUTURO ESCENARIO PETROLERO MUNDIAL, SEGUN PRODUCTORES Y CONSUMIDORES

Una recesión y mil incertidumbres

Demanda en retracción, producción oscilante y precios inestables en un mercado en el que no reina, precisamente, la libre competencia. Especulaciones de dos bloques poderosos: la Agencia Internacional de Energía y la OPEP.

Los consumidores de petróleo más poderosos reunidos en la Agencia Internacional de Energía (AIE) avisaron que este año su demanda se contraerá 3 por ciento en relación con 2008. De confirmarse sus estimaciones, los niveles de demanda de crudo sentirían la mayor caída desde 1981 por el impacto de la crisis internacional en Estados Unidos, China y Rusia. Por su parte, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que posee el 80 por ciento de las reservas mundiales de crudo, calcula que la demanda caerá este año 1,8 por ciento. El precio del barril de petróleo, que no se determina en la puja entre la oferta y la demanda, alcanzó en los últimos días su mayor cotización en seis meses, 60 dólares por barril. El jueves, el precio de las principales variedades rondó los 57 dólares por barril.

La AIE quiere un precio más bajo, los 12 consumidores más grandes del mundo estaban más cómodos con las cotizaciones de febrero, cuando el barril rozó los 30 dólares. Según la Agencia, el reciente incremento en el precio no tuvo correlato en la demanda, que todavía continúa “débil”. En su último informe mensual estimó un retroceso en el consumo diario hasta los 83,2 millones de barriles, 2,6 millones de barriles menos que el año pasado.

Por su parte, el cartel de países productores extraña la cotización de 147 dólares de mediados de 2008 y en diciembre acordó recortar en 4,2 millones de barriles diarios su producción para impulsar la cotización. El mes pasado, con los precios nuevamente en alza, la extracción de algunos países de la OPEP volvió a subir para aprovechar la diferencia. El exceso fue de 230 mil barriles por día. Más allá de estos resultados, los ministros de energía de los países miembro decidieron mantener sin cambios sus promesas de reducción en la producción.

La base para construir las estimaciones de la AIE son los –constantemente revisados– datos del Fondo Monetario Internacional: “La previsión de demanda de petróleo en 2009 es coherente con los patrones actuales de la actividad económica, sobre la presunción de que la economía global se recuperará como muy pronto en 2010”, indica el documento. En ese sentido, la corporación de consumidores sostiene que la reciente mejora en la cotización del crudo refleja el fortalecimiento de los mercados financieros globales.

La especulación con los contratos a futuro llegó a explicar el 70 por ciento del precio del petróleo. De cada 100 operaciones que se realizaban en las plazas de Nueva York y Londres, sólo se concretaban en una compraventa real el 10 por ciento de las operaciones. Tras el estallido de la crisis, la especulación continuó, pero a la baja.

Para los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la AIE pronostica que el consumo bajará este año en 2,4 millones de barriles diarios, un 5,1 por ciento, hasta los 45,1 millones de barriles. La demanda de crudo cae, el consumo lo hace más rápido y las reservas de petróleo de los países de la OCDE subieron un 6,7 por ciento en términos interanuales.

La cotización actual es baja, no con respecto al costo de producción de la OPEP, sino con relación al “precio de equilibrio” que estiman. Este misterioso valor ronda los 75 dólares, aunque aceptaron públicamente conformarse con un barril entre 50-60 dólares mientras la economía global se recupera. Un fuerte incremento en el corto plazo beneficia a los principales países exportadores, como Rusia o Noruega.

La apuesta de la OPEP, que cuenta con el 80 por ciento de las reservas globales certificadas, es a futuro y está centrada en el mercado europeo. Si el precio del crudo se ubica por encima de los 100 dólares de manera sostenida no es una excelente noticia para los países de la organización. Los altos precios del petróleo vuelven rentable el desarrollo del resto de las fuentes de energía como los biocombustibles. Además, los países de la OPEP son muy vulnerables a las fuertes fluctuaciones en la cotización del crudo que destruye sus estructuras productivas.

Bancos y consultoras internacionales esperan que el precio del crudo vuelva a subir a medida que los inversores recobren la “confianza” y que el sector automotor, principal consumidor del bien, estabilice su situación. De hecho las cotizaciones de algunas commodities agrícolas, principalmente la soja, ya comenzaron a recuperarse. Ayer, en el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate para entrega en junio terminó en 58,62 dólares, en alza de 60 centavos con relación al cierre del miércoles. En Londres, mientras tanto, el barril de Brent del Mar del Norte con igual vencimiento perdió 65 centavos y terminó a 56,69 dólares.

Compartir: 

Twitter
 

Con precios en alza, se recuperó la producción en miembros de la OPEP. Pero volverán los recortes.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.