ECONOMIA › POR PRIMERA VEZ EN DIECIOCHO MESES, LOS MINORISTAS SE DESPRENDEN DE LA MONEDA ESTADOUNIDENSE

Ahora hacen cola para salir del dólar

La venta de dólares del público minorista empezó a superar las compras en ese segmento. El saldo en lo que va del mes es de un millón diario. La mayor parte de esa diferencia se transforma en depósitos en pesos. El Central acumula reservas.

 Por Cristian Carrillo

El Banco Central compró durante la semana unos 500 millones de dólares en la plaza para evitar que se derrumbe la cotización de la divisa. De todos modos, la presión vendedora de los exportadores de materias primas y de grandes financieras provocó que el billete cediera algunos centavos en el segmento mayorista. Al público perdió apenas un centavo, a 3,84 pesos, a pesar de que ayer se negoció durante toda la rueda en 3,83 en las pizarras del microcentro. La caída en el minorista también refleja la menor presencia de los ahorristas adquiriendo moneda estadounidense. En la primera parte de octubre logró revertirse, por primera vez desde marzo del año pasado, la compra de dólares en casas de cambio y bancos del microcentro.

Sin los fantasmas de una megadevaluación como la que predecía Alfonso Prat Gay en campaña y con una rentabilidad negativa, la compra de dólares perdió atractivo. “Se despejó ya el panorama económico y político y eso se refleja en las principales variables monetarias”, aseguró a este diario una alta fuente de Hacienda. En el tercer trimestre del año, los indicadores monetarios evidenciaron fuertes recuperaciones. Los depósitos crecieron en igual cuantía que lo que habían caído en el segundo trimestre. Por su parte, la compraventa de dólares del Central arrojó un saldo que compensó en su totalidad la salida de junio del año pasado y marzo de éste, según afirmaron a Página/12 fuentes del organismo monetario.

La reversión de la tendencia puede seguirse también en el comportamiento de las reservas internacionales. En marzo de 2008 llegaron al máximo histórico de 50.481 millones de dólares. De ahí en más, primero por el conflicto con la Mesa de Enlace y luego acentuado por la crisis internacional, bajaron hasta 44.973 millones en noviembre de aquel año. Las reservas se mantuvieron en torno de ese nivel durante varios meses, aunque en parte gracias a los préstamos del Banco Internacional de Pagos de Basilea, que compensó una fuerte fuga de divisas. A fines de julio último, el Central contabilizaba 46.047 millones. El pago del Boden 2012 las redujo a 44.685 millones. Pero desde entonces, y especialmente en lo que va del mes, la autoridad monetaria recompró grandes cantidades y fue devolviendo los créditos del banco de Basilea. Ayer las reservas quedaron en 45.770 millones.

En la city porteña en octubre también hubo una menor cantidad de compradores, incluso resultaron más los que buscaron deshacerse de sus divisas. Según el relevamiento de un banco privado, líder en el segmento de banca personal, al 14 de octubre la venta de dólares (de parte del público) superó sus compras. El promedio fue de casi un millón diario de saldo que la gente vende para pasarse a depósitos en pesos. Es la primera vez desde el 8 de marzo de 2008 que se ve un cambio de signo en el comportamiento del público. Como contrapartida, no sólo crecieron los depósitos sino que se alargaron los plazos de la colocaciones de fondos en el sistema.

Ayer la plaza estuvo más tranquila entre los grandes jugadores. El Central adquirió entre 70 y 80 millones de dólares, aunque ofreció comprar unos 200 millones. Además, realizó un pago al Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Las liquidaciones fueron menos intensas y en el mayorista la divisa estadounidense ganó dos milésimas, para cerrar en 3,82. El Central comenzó a comprar cuando el dólar perforaba el piso de los 3,81 pesos y logró ponerle freno y hasta lograr un rebote. De todos modos, respecto del viernes de la semana pasada cedió más de dos centavos. Al público, las pizarras del microcentro evidenciaron una baja respecto de la semana pasada de un centavo. La rueda de ayer se inició con una caída de un centavo adicional, pero luego se acomodó para finalizar sin modificaciones en 3,84 pesos. “La baja al público tuvo más que ver con que en la jornada anterior el mayorista había finalizado muy vendido y se esperaba que abriera hoy (por ayer) ya en baja”, explicaron desde el Central. El euro también cedió terreno y cerró en 5,74 pesos, pese a que en la comparación semanal se apreció dos centavos.

“El dólar a futuro también sirve como muestra de que las expectativas de devaluación concluyeron”, indicó la fuente del BC. Los contratos a doce meses se pactan con un dólar a 4,05 pesos. Esto equivale a una tasa implícita del 6 por ciento, la mitad de la Badlar, que releva el organismo entre bancos privados.

Compartir: 

Twitter
 

El Central compró durante la semana 500 millones de dólares para evitar una baja en su cotización.
Imagen: AFP
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.