ECONOMíA › AEROLINEAS ANTE LA COMISION BICAMERAL

Recalde recorta

 Por Cledis Candelaresi

“Aerolíneas es una empresa pública que presta un servicio público. La ley no dice que tenemos que garantizar la rentabilidad o el déficit cero. Pero aun así, nos encaminamos a eso”, introdujo ayer su titular, Mariano Recalde (foto), ante los nueve miembros de la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones. A renglón seguido, enumeró algunas de las medidas que está instrumentando el joven team que comanda con el fin de rescatar a la compañía del desastre en el que la sumió la gestión privada bajo la mirada complaciente del Estado, y que van desde recortar el peso transportado a la reducción de horas extra. Poco antes, Juan Pablo Schiavi, secretario de Transporte, completó la exposición iniciada hace ya algunos días sobre el plan de negocios para la empresa, que se basa en el supuesto de conseguir superávit en 2013. Fue en el marco de un encuentro casi anodino, que sólo tomó temperatura cuando el diputado por el Partido Demócrata de Mendoza Omar De Marchi, invitado al cónclave, increpó a los funcionarios por el aumento en la dotación de pilotos y recordó el objetado vuelo a Uruguay en el día que jugaba la Selección Nacional.

Las grandes líneas de acción suponen revertir el déficit, ampliar la flota y aumentar las frecuencias a todos los destinos, básicamente regionales y de cabotaje, pero sin descuidar las internacionales. El año próximo se volvería a Nueva York y el siguiente a México.

La exposición ante la Bicameral –sólo reactivada con este fin– incluyó la mención a algunos números, entre ellos el rojo de 484 millones de dólares que arrojó el balance de 2008 o la necesidad de financiamiento de 435 millones de dólares que tendrá la compañía el año que viene.

A la hora de las pocas preguntas formuladas por el senador Rubén Marín (PJ) o los diputados Esteban Bullrich (PRO) o Rubén Lanceta (UCR), no se plantearon inquietudes respecto de los contratos para compra de aviones, como el consensuado con Embraer o el que se negocia con Airbus, vitales para la prometida renovación de flota; ni qué pasará con los millones aportados por el Tesoro nacional hasta el momento en la compañía; o cómo se repagará la deuda de 1485 millones de dólares, cuya legitimidad está bajo el análisis de técnicos de la Universidad de Buenos Aires, sin objeciones hasta el momento.

El camino para eliminar el actual déficit de la compañía en sólo tres años ya habría empezado a transitarse con algunas medidas reparadoras de los desatinos administrativos acumulados en los últimos años, según se empeñó en destacar ayer Recalde:

- Reducción de las comisiones que cobran los sistemas de reservas Sobre y Amadeus, que por la deuda de Aerolíneas estaban por arriba del estandar.

- Renegociación de una deuda de 40 millones de dólares con Iberia generada en el clearing internacional que administra IATA, del que Aerolíneas fue excluida por tener obligaciones impagas.

- Plan de ahorro de combustible, controlando el peso que llevan los pasajeros a bordo y reemplazando la comida húmeda en bandeja por otra seca en cajas. Fue por sugerencia de una consultora privada.

- Recorte de viáticos por 9 millones de pesos por mes. En parte, reemplazando hoteles para la tripulación por alternativas más económicas.

- Congelamiento de vacantes y control del ausentismo del personal, que en tripulantes de cabina bajó del 40 por ciento al 10 actual.

- Supresión de horas extra para los técnicomecánicos, lo que permitió un ahorro de 1,7 millón de pesos por mes.

De Marchi consiguió incomodar con su detalle de cómo en el último tiempo subió la dotación de pilotos al tiempo que bajaron las horas voladas. Y exasperó con la seguidilla de preguntas sobre el vuelo agregado a Montevideo. Mariano West, titular de la Bicameral, lo hizo callar y dio por finalizado el encuentro.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.