DEPORTES › OPINION

La televisión no se usa para cobrar una mano

 Por Pablo Vignone

La doble mano de Thierry Henry reavivó el clamor para incorporar a las imágenes televisivas en el proceso de decisiones deportivas en el fútbol, como sucede de otras maneras en tenis (con el Ojo de Halcón), en rugby (con el videoref) o en el automovilismo (donde los comisarios deportivos analizan las imágenes de TV para sancionar a los pilotos). Pero cuando se habla de eso parece olvidarse la flagrante evidencia de que la TV ya está metida de lleno en el asunto.

En abril pasado, el director de televisión de la FIFA, Niclas Ericsson, reconoció que la multinacional del fútbol recaudará alrededor de 2700 millones de dólares en concepto de derechos de televisación de la próxima Copa del Mundo en Sudáfrica. Esa cifra es superior a lo recaudado por el mismo concepto para los mundiales de 2002, en Corea y Japón, y de 2006, en Alemania, sumados...

Los partidos del Mundial de Francia de 1998, el primero en jugarse con 32 equipos en la fase final, se televisaban con 16 cámaras en el estadio, pero en Sudáfrica cada uno de los 64 partidos se transmitirá contando con entre 29 a 32 cámaras. Con semejante esfuerzo de producción, Ericsson calculó entonces que, a lo sumo, los costos de la generación y transmisión de las emisiones televisivas del Mundial, el producto que tan ávidamente compran las cadenas de TV en el mundo (y TyC en la Argentina), alcanzarían los 170 millones de dólares. Para ponerlo en proporción: los egresos del rubro representan el 6,3 por ciento de los ingresos.

Para la FIFA, la televisión es la columna vertebral de su salud económica. Según el Reporte Financiero 2008 de la entidad, firmado por el presidente de su Comisión de Finanzas, el honorable Julio Humberto Grondona, durante el último ejercicio se reportaron ganancias de 184 millones de dólares, con ingresos de 957 millones. De esas entradas, 550 millones (casi el 60 por ciento del total) provinieron de aportes por la venta de los derechos televisivos de la Copa del Mundo 2010, que ya están pagándose.

No hay otros ingresos más poderosos en las arcas de la FIFA: el reporte del 2008 los califica textualmente de “la parte del león” (los derechos de marketing siguen en importancia pero alcanzan sólo a 253 millones). En el de 2007, esas entradas alcanzaron a 524 millones (sobre 786 millones totales, es decir, exactamente las dos terceras partes) y la previsión para 2010 es 513,6 millones, según el presupuesto aprobado en el último congreso de la FIFA en Nassau (Bahamas). Fortunas para una fábrica que produce mundiales y cuyos beneficios fluctúan entre los 100 y los 200 millones de dólares, según los últimos reportes: 114 en 2003, 138 en 2004, 162 en 2005, 249 en 2006 (el pico, gracias al Mundial de Alemania), apenas 49 en 2007 (a causa de la crisis financiera mundial) y los indicados 184 millones en 2008.

Está claro, entonces: los ingresos más suculentos de la FIFA provienen de la venta de los derechos televisivos de las Copas del Mundo. Y la siguiente pregunta es obvia: ¿Quién suministra esos recursos, de qué cuentas fluyen esas cifras fabulosas? En suma, ¿quién paga esos 2700 millones de dólares?

No es Sudamérica, por supuesto, que en conjunto sólo abona 80 millones de dólares por los derechos, ni los Estados Unidos: ESPN prometió 40 millones para poder televisar el Mundial 2010. No, el grueso viene de Europa, que metió a 13 de los 32 clasificados.

En junio de 2005, aun antes del Mundial de Alemania, la FIFA firmó por primera vez, en Europa, un acuerdo por fuera de la European Broadcasting Union, con ocho poderosas cadenas de televisión del continente. El monto total, que viene abonándose progresivamente, como permiten suponer los balances FIFA, era casi el doble de lo que toda Europa había pagado para televisar el Mundial 2006, 1210 millones de dólares, el 45 por ciento de los 2700 millones totales declarados.

Esas cadenas aportan, entonces, casi la mitad de los ingresos que genera la joya más preciada de los negocios de la FIFA. Esas cadenas son la ITV y la BBC inglesas, la ARD/ZDF y la Premiere alemanas, la RAI y la Sky italiana, la TVE española y la TF1 francesa.

Inglaterra, Alemania, Italia y, especialmente, España, clasificaron al galope para el Mundial.

Con Francia ya se sabe lo que sucedió.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.