EL MUNDO › CRITICAS A OBAMA POR SU GIRA ASIATICA

Un presidente muy cordial

 Por Rupert Cornwell *

Desde Washington

El primer viaje de Barack Obama a Asia que terminó ayer subrayó dos verdades relacionadas sobre Estados Unidos y su 44º presidente. En sus tratos con el exterior, Obama es excelente en encanto y razón, pero –hasta ahora por lo menos– regular en resultados concretos. Y segundo, la gente no escucha a Estados Unidos como solía hacerlo.

Para ser justos, nunca se esperaron resultados espectaculares de su visita de ocho días que cubrió Japón, una cumbre de la APEC en Singapur, China y Corea del Sur. Obama, quien nació en Hawai y pasó parte de su infancia en Indonesia, se describe a sí mismo como el “Primer presidente de Estados Unidos Pacífico”. Pero la realidad es que las relaciones entre Estados Unidos y las dos mayores potencias asiáticas del Pacífico están en un estado de fluctuación.

Un gobierno más firme en Japón, cómodo durante décadas bajo el paraguas de seguridad de Estados Unidos, está enfrentado con Washington por la reubicación de la base marina en Okinawa. En China, su parada más importante, líderes del coloso emergente mostraron que no estaban con ánimo de escuchar sermones sobre los derechos humanos o el manejo de su economía. En verdad, coloreando todo estaba el cambiante balanceo entre el país en deuda y con gran recesión conducido por Obama y una Asia que surge económicamente, conducida por China, cuyas exportaciones baratas alimentaron el largo boom del consumo de EE.UU. Con ese telón de fondo había muy pocas posibilidades de un gran adelanto sobre el cambio climático entre los dos países más contaminantes del mundo. Un acuerdo para trabajar juntos sobre el tema está muy lejos de un acuerdo sobre qué acción se debería tomar. Aun las discusiones de ayer en Corea del Sur, considerado la última parada del viaje, produjeron pocas noticias.

Inevitablemente hubo quejas de que Obama fue demasiado agradable. Su inclinación ante el emperador japonés fue demasiado obsequiosa. Sus anfitriones chinos fueron la cortesía personificada. Pero, en términos sustantivos, mantuvieron al demócrata con rienda corta.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.